13-01-2003

Las Wunderkammern y el nacimiento del museo moderno

Praga, Florencia,

Museos, Fábricas,

Eventos,

All’origine del museo moderno non sta solo l’eterna, infinita curiosità dell’uomo nei confronti della conoscenza: ancor prima, viene l’amore per lo strano, per il meraviglioso, per l’eccentrico, per tutti quegli aspetti dell’universo, reali o inventati, che lasciavano stupefatti i visitatori di quegli scrigni di stranezze che sono stati dapprima gli studioli dei principi (soprattutto dalla metà del ‘500), e poi le Wunderkammern.



Las Wunderkammern y el nacimiento del museo moderno La exposición demuestra el carácter cosmopolita de la cultura siciliana de la época tardo-renacientista y manierista, cuando personajes de la talla de don Carlos de Aragón, duque de Terranova, gracias a su puesto como embajador imperial, estuvo en contacto con la refinada cultura de las cortes centroeuropeas, léase la de Rodolfo II en Praga o la de Margarita de Austria en Parma, célebres coleccionistas de piedras preciosas engarzadas en las formas más extravagantes.

En la corte de Rodolfo II, además, se fabricaban mesas preciosas con la técnica ?a commisso? - célebre y tradicional sistema florentino por el cual las piedras semipreciosas se trabajaban hasta obtener los motivos florales y naturalísticos característicos de los trabajos en madera incrustada - con las que se agasajaba a otras cortes europeas.

Los ?commissi? praguenses son el único caso conocido de producción de este tipo de objetos fuera de Florencia, aunque los realizaban en jaspe, material abundante en Europa Central, y no con la rica variedad de piedras que se usaban en la corte de los Medici.

Siguen llamándonos la atención hoy día, además de las citadas piedras semipreciosas (a las que se atribuía un valor mágico y alquímico), las historiadas ramas de coral, los cuernos de narval (presuntamente cuernos del mítico unicornio) y las lenguas de San Pablo (en realidad, dientes de pez perro), así como las conchas de Nautilus engastadas en piedras y metales preciosos, y cuernos de bisonte que la imaginación popular de la época asociaba a las garras del fantástico Grifo.

Elena Franzoia

GALLERY


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×
×

Manténgase en contacto con los protagonistas de la arquitectura, Suscríbase al boletín de Floornature