25-09-2019

La nueva sede de Zalando en Berlín es de Henn Architects y Kinzo

Henn Architekten,

HG Esch, Sebastian Dörken, Werner Huthmacher,

Berlín, Alemania,

Headquarters,

Kinzo,

Gracias al esfuerzo de Henn Architects en colaboración con Kinzo, que se ha encargado del interiorismo, este año se inauguró la nueva sede institucional de Zalando. Siete plantas con un total de 59.000 m2, preparadas para dar acogida en pleno centro de Berlín, en Friedrichshain junto a la Mercedes Benz Arena, a casi 3.000 empleados.



La nueva sede de Zalando en Berlín es de Henn Architects y Kinzo

En noviembre de 2015 el estudio de arquitectura alemán Henn, en colaboración con los diseñadores de interiores de Kinzo, se adjudicó el concurso lanzado por Zalando para crear una nueva sede unitaria en Berlín. Las oficinas de la empresa de comercio electrónico estaban desperdigadas por toda la ciudad, y con este proyecto la compañía agrupaba a todos los trabajadores en un único e imponente edificio.
La nueva sede central de Zalando surge al norte del Sprea, en el barrio de Friedrichshain, exactamente junto a la Mercedes Benz Arena y a pesar de sus 59.000 m2 de superficie útil, no acapara la vista en el contexto. Se integra en él más bien con continuidad, gracias al concept que aúna la arquitectura típica de Berlín y las necesidades de Zalando, intrínsecas a cualquier gran empresa digital, es decir, presentarse con alta tecnología y futurible.
Vista sobre planta la forma del edificio reinterpreta los confines de los bloques de construcción típicos del desarrollo urbano berlinés. El plano sobre el que se compone, normalmente ortogonal, en este caso en cambio gira a lo largo de la diagonal. Los patios, que en la arquitectura tradicional hubieran sido interiores, se encuentran de esta forma fragmentados en los bordes exteriores de la parcela. Espacios abiertos que crean una transición delicada, casi efímera, entre el edificio y los espacios públicos. Los demás elementos que hacen que la nueva sede de Zalando se integre a la perfección en el barrio son, además del factor formal, extendido a la superficie más que a la altura; los surcos de las fachadas, que en perspectiva generan la impresión de encontrarse ante un grupo de edificios separados más que frente a un solo bloque; y para terminar el carácter translúcido de las fachadas exteriores que reflejan el entorno, haciendo así que la obra de arquitectura dialogue con el contexto.
Además la forma del edificio crea una plusvalía para quienes lo ocupan: las líneas fueron estudiadas para expandir al máximo el panorama visible desde el interior del edificio, y desde cualquier ángulo. Pero el eje del proyecto de Henn es su atrio central. Éste desplaza las aberturas, una planta tras otra, de acuerdo con un eje ascendiente inclinado, permitiendo disfrutar de la belleza del conjunto en toda su altura y extensión. Y no solo, la bóveda inclinada de las escaleras está pensada para dejar que desde el tejado fluya la mayor cantidad de luz natural posible. El vestíbulo de entrada cuenta a ambos lados con grandes escalinatas que incluyen asientos, zonas de espera y otros puntos que se pueden utilizar para eventos internos. Además en la planta baja se ha instalado un gran auditórium que da continuidad al espacio del atrio. La impresión al entrar en el edificio es la de encontrarse dentro de internet mismo: una conformación poliédrica de plantas, pórticos, columnas, escaleras, líneas verticales, horizontales y diagonales que se intersecan, dando vida a un pequeño mundo paralelo, que en potencia podría vivir de forma autónoma respecto al exterior. De hecho Henn architects, junto con Kinzo, que se ha encargado del interiorismo desde el concurso de 2015, han querido aportar al cuartel general de Zalando todas las comodidades posibles.
De los 59.000 m2 de superficie útil solo 43.000 m2 se emplean para espacios de trabajo, mientras que el resto está ocupado por campos de juego, cocinas, guarderías y cualquier cosa pueda ser útil en la vida diaria. El atrio funciona como corazón latiente del que se ramifican arterias en todas las direcciones, conectando visualmente los espacios entre sí, y por consiguiente, las personas. Además, dependiendo de la necesidad, los empleados podrán encontrar cerca del atrio las zonas más creativas en las que intercambiar opiniones y contenidos. En cambio al alejarse del atrio se van encontrando zonas cada vez más tranquilas en las que concentrarse y trabajar en silencio.
Desde un punto de vista matérico, los interiores han sido ideados por Kinzo con una idea de futuribilidad, aunque manteniendo en todo momento en el centro las personas. La cuestión principal fue crear un ambiente que fuera accesible de forma intuitiva, sin perderse y sin necesitar explicación ninguna, donde cada uno pudiera encontrar fácilmente su sitio entre el silencio y el estrépito, entre lo público y lo privado. Los colores neutros del cemento, como los tonos ligeramente fríos de los suelos, se mezclan perfectamente con los detalles y las escaleras de madera, que junto con la iluminación artificial estudiada ex profeso, aportan calidez al edificio. Kinzo al proyectar los interiores quiso trazar visualmente la conexión entre las personas en la empresa, tanto en el plano horizontal como en el vertical.
En conclusión la nueva sede de Zalando proyectada por Henn y Kinzo, podría ser vista como la casa más grande del mundo: 3.000 miembros de una misma familia, cada uno a gusto y con su espacio, que trabajan para sacar adelante un proyecto compartido.

Francesco Cibati

Architect: Henn Architects - https://www.henn.com
Interior: Kinzo - https://kinzo-berlin.de
Location: Berlin, Germany
Client: Zalando SE
Area GFA: 59 000 m²
Status: Completed, 1st prize
Project year: 2015
Realization year: 2019
Photographs HGEsch Photography, Werner Huthmacher, Sebastian Dörken


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×