07-07-2021

JKMM: Hospital Nova en Jyväskylä, ciudad de la salud

JKMM,

Tuomas Uusiheimo, Studio Juha Sarkkinen, KUVIO M Sommerschield, Hannu Rytky, Pauliina Salonen,

Finlandia,

Hospitales,

Con el objetivo de colocar en primer lugar al paciente, JKMM proyecta el Hospital Nova en Jyväskylä a partir de un nuevo modelo de espacio sanitario y de una nueva planimetría. Un gran atrio es el punto de acceso para las urgencias y para todos los departamentos. Los ingresos se inspiran en el concepto de hotel.



JKMM: Hospital Nova en Jyväskylä, ciudad de la salud

La región de Finlandia central es el mayor distrito hospitalario no universitario del país. El Hospital Nova, edificado en Jyväskylä entre 2016 y 2020 con proyecto de JKMM Architects, proporciona servicios de asistencia médica especializada a los 275.000 residentes de la región, además de servicios de atención primaria a los 56.000 residentes de Jyväskylä.
Estas cifras dicen mucho sobre la importancia de la obra, pero para apreciar realmente el valor añadido del proyecto de JKMM hay que especificar que nace de la necesidad de revolucionar el concepto de gran centro sanitario al servicio de toda una región.
Al enfrentarse a este encargo que empezó hace más de 10 años, en el ámbito de sus cursos en la Universidad Aalto de Helsinki, Teemu Kurkela, socio de JKMM, se puso a la cabeza de un proyecto de investigación que ha desarrollado modelos teóricos para los hospitales del próximo futuro. Proyectado en sustitución del antiguo centro sanitario de la ciudad, el Hospital Nova es el primer proyecto innovador en un sector que lleva tiempo sufriendo no solo por el envejecimiento de sus estructuras, sino también por la falta de nuevos modelos sanitarios.
Según los análisis realizados en fase de proyecto, este es el primer gran centro hospitalario construido en Finlandia desde los años 70. Desde mediados del siglo pasado el modelo arquitectónico predominante para hospitales de nueva construcción era el que se define de “torre con podio”. Se creó cuando la atención sanitaria se centraba en mantener a los pacientes en cura dentro de la estructura, con hospitalizaciones de larga duración. Por consiguiente, era necesario maximizar el número de camas, desarrollando las estructuras hospitalarias urbanas en vertical. Actualmente, al contrario, la política consiste en procurar la baja del paciente del hospital lo antes posible (la permanencia media es de solo dos días), de forma que la nueva orientación de proyecto aplicada e incentivada por JKMM reduce al mínimo las habitaciones de ingresos, potenciando en cambio los procesos de atención. Por lo tanto en primer lugar no se trabajó sobre el aspecto o sobre el impacto exterior de la obra de arquitectura, sino que se renovó el proyecto partiendo de los espacios. El equipo trabajó en lo que antes que nada asusta a los pacientes y a sus allegados, es decir, la orientación dentro de un gran centro, la idea de emplear mucho tiempo en encontrar el “camino de la curación” o incluso llegar a perderse.
Poniendo al paciente en el centro del sistema de asistencia y observando la estructura desde el punto de vista de éste, y no como en el pasado desde la perspectiva de los procesos sanitarios, JKMM para empezar ha transformado la planimetría del complejo tradicional. Su proyecto ha evolucionado pasando del modelo de edificio a gran escala, desmembrado en sectores sanitarios, y habitualmente laberíntico, a una estructura unitaria con buena orientación y basada en las funciones. Se definieron cuatro tipos de construcción superpuestos: Hot Hospital (ambulatorios y asistencia especializada), Hotel (departamentos), Health Care Shopping Mall (ambulatorios) y Factory (servicios auxiliares). Siguiendo un modelo parecido al de los centros comerciales y los aeropuertos, todas las funciones hospitalarias se distribuyeron alrededor de un gran atrio central público, que representa el eje del proyecto. Se trata de un espacio de tres plantas, al que se accede directamente desde la entrada, y donde la orientación está facilitada gracias a un campo visual despejado con los departamentos laterales y una iluminación delicada. Los colores tenues y superficies como la madera natural evocan un ambiente doméstico. Plafones decorativos acentúan la amplitud del espacio, mientras que algunos elementos curvilíneos dispuestos longitudinalmente invitan a recorrer el espacio.
Distribuidos directamente en esta larga galería se encuentran 360 ambulatorios conceptualmente renovados. Dejan de considerarse “feudos” del personal, con equipamientos especializados y reservados, y se convierten en salas uniformadas equipadas y compartidas por las especialidades médicas. Aquí se recibe al paciente y aquí se queda durante toda la prestación médica que necesite, mientras que es el personal médico el que se desplaza por el hospital. Se convoca a los especialistas, que dejan sus despachos para ir a ver a la persona y para colaborar con los colegas en espacios de consulta para reuniones periódicas. Todo ello contribuye a una visión más holística de la profesión y a la valoración de conjunto del estado de salud del paciente.
El atrio incluye además otros servicios destinados a acoger y dar comodidades al paciente, un restaurante, una sala para seminarios y un “patio del arte”. Se ha creado un espacio de juego al aire libre dedicado a los niños utilizando estructuras de madera que ofrece un oasis natural en el espacio construido.

Se aplicó una profunda transformación de las funciones que dan asistencia continuada 24/7, que se concentraron en el llamado Hot Hospital. Los departamentos de emergencia y centro diagnóstico, los de terapia intensiva y cirugía, es decir, los sectores claves para el funcionamiento de un gran hospital, se han unido ocupando solo el 25% de la superficie total.
El Critical Patient Pathway, el itinerario del paciente grave, garantiza un desplazamiento rápido al quirófano en casos de emergencia.
El departamento Hotel constituye el nuevo concepto de hospitalizaciones, y en él ha sido fundamental el esmero y la atención dedicados a las habitaciones: amplias ventanas, papel pintado decorativo y mobiliario de madera que se combina con el metal del equipamiento sanitario, contribuyen a que los pacientes se sientan bien acogidos. Desde el punto de vista del interiorismo se ha cuidado cada sector con extrema sensibilidad, tomando como referencia la naturaleza. Es bien sabida la fuerte vinculación que los finlandeses tienen con su tierra: los pinares, colinas y lagos cercanos, con los que los usuarios del hospital están tan familiarizados, y las referencias a ellos dentro del edificio crean una conexión significativa, subraya Laura Hämäläinen de JKMM.

Mara Corradi

Architects: JKMM Architects https://jkmm.fi/
Location: Jyväskylä, Central Finland
Size: 116 000 gross sqm
Status: 2012 – completion 2020
Client: KSSHP, Central Finland Hospital District
Scope: Architecture, art integration, furniture design, graphic design, interior, signage system EUR 500 million: total cost including construction, medical devices and ICT systems
Roof surface area: 22 500 sqm
Photos by: Hannu Rytky, Pauliina Salonen, Studio Juha Sarkkinen, KUVIO M Sommerschield, Tuomas Uuusheimo

CAPTIONS
01-08: photo by © Tuomas Uuusheimo
09-10: photo by © KUVIO M Sommerschield
11-12-13-14: photo by © Hannu Rytky
15-16-17-18-19: photo by © Pauliina Salonen
20-21-22: photo by © Studio Juha Sarkkinen


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×
×

Manténgase en contacto con los protagonistas de la arquitectura, Suscríbase al boletín de Floornature