09-01-2003

J. N. Baldeweg: museo y centro de estudios de las cuevas de Altamira, 2000

Restaurantes, Museos, Deportes y Bienestar, Oficinas, Bibliotecas,

Eventos,

Las cuevas de Altamira están en Cantabria, en el norte de España y, son conocidas en todo el mundo por los dibujos de sus paredes que se descubrieron hace 150 años, pero son del período paleolítico superior; hay dibujos realizados a mano de vivos colores rojizos, que representan enormes bisontes prehistóricos y están catalogados entre los restos artísticos más antiguos de la humanidad



J. N. Baldeweg: museo y centro de estudios de las cuevas de Altamira, 2000 Después de este descubrimiento arqueológico, estas cuevas se convirtieron enseguida en una atracción turística a principios del siglo XX, pero se degradaron rápidamente a causa del exceso de visitantes, hasta que en 1979 se cerraron al público.
Con el pasar del tiempo, las autoridades competentes se dieron cuenta de la necesidad de realizar una reproducción de las cuevas para preservar las originales y no causar más daños: por consiguiente, el Museo Nacional y Centro de Investigacion de Altamira, ente científico que se ocupa de la gestión y protección del monumento, encargó el proyecto de su reconstrucción al arquitecto, quien lo realizó en 1997.

En el año 2000 se inauguró el Museo de las cuevas de Altamira, en el que se incluyen reliquias y ejemplos de la vida cotidiana que se llevaba a cabo en la era paleolítica; junto al mismo se ha construido un Centro de Investigación, cuya función es favorecer los intercambios con otros organismos mundiales importantes dedicados al estudio del paleolítico superior.
El proyecto prevé, además de la reproducción de las cuevas originales, la mejora de las condiciones de conservación de éstas y la posibilidad de utilizar los equipos necesarios para la realización de objetivos científicos vinculados a la conservación y a la investigación.

De aquí nació la hipótesis de acoger, en un sólo complejo arquitectónico, la reconstrucción de las cuevas y el museo, en un lugar que permite reproducir las condiciones de luz y de orientación de las cuevas originales.
Las oficinas administrativas y la biblioteca situada en el piso superior forman con la cueva un único organismo, que se extiende por la colina de Santillana del Mar en tres segmentos articulados alrededor de un vestíbulo de recepción de los visitantes y, que incluye los espacios para las exposiciones permanentes y temporales, las salas multifuncionales, la sala de reuniones, la librería y el restaurante.

Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×
×

Manténgase en contacto con los protagonistas de la arquitectura, Suscríbase al boletín de Floornature