28-01-2015

Henning Larsen Architects y el nuevo Moesgaard Museum en Aarhus

Henning Larsen Architects,

Museos,

Design,

Cemento, Madeira,

El Moesgaard Museum de Aarhus (Dinamarca) y su colección de arqueología y etnografía cuentan con una nueva sede proyectada por Henning Larsen Architects. Inspirándose en la experiencia de la investigación arqueológica, la actuación de Henning Larsen Architects “eleva” desde el terreno la cubierta verde del nuevo Moesgaard Museum, para que la construcción se esconda bajo un manto de césped y no altere el paisaje.



El reto que se plantearon Henning Larsen Architects para el nuevo Moesgaard Museum era el de realizar una obra de arquitectura que se mimetizara con el terreno manteniendo un perfecto equilibrio paisajístico con las colinas de los alrededores y la cercana bahía de Aarhus en Dinamarca.
La colección de arqueología y etnografía, que cuenta con piezas únicas de la prehistoria danesa, se conservaba con anterioridad en la adyacente villa histórica Moesgård donde como cuentan los comisarios las posibilidades de exposición eran reducidas, dadas las características propias del palacete. El proyecto del nuevo Moesgaard Museum empezó ya en el lejano 1996, con un concurso por invitación que publicó la dirección del museo, ante el difícil desafío que suponía construir un edificio nuevo en un entorno como Aarhus, donde las verdes colinas del Skåde descienden hacia la bahía sin que ningún elemento desentone e interrumpa la contemplación del paisaje.

La idea propuesta por Henning Larsen Architects sorprendió y superó a todos los demás precisamente porque permitía “anular” casi totalmente la presencia y el impacto de un nuevo edificio, haciendo que la construcción emerja del terreno en vez de imponer un volumen repentino. El proyecto del museo evidentemente se inspira en la investigación arqueológica, y por eso empieza por la cubierta, un tejado ajardinado inclinado respecto al terreno, che arranca a ras del suelo y se va elevando hasta los 21 metros de altura. De esta forma la obra compensa gran parte del territorio ocupado para que puedan disfrutar de él los visitantes del museo. Se puede acceder a este tejado y pasear por él, descansar al aire libre, hacer picnics, disfrutar del panorama, etc. Los espacios interiores están distribuidos en tres plantas conectadas por una gran escalinata, protagonista del espacio y punto de partida de los distintos itinerarios.

Se puede caminar libremente por el césped, que queda interrumpido solo en varios puntos para crear elementos de conexión entre interior y exterior, entre las salas de exposición y el entorno del que forman parte, donde se busca y se favorece la contemplación del paisaje. En la primera planta se encuentra la entrada principal por la que se accede a la taquilla, a los servicios y a la zona de restaurante, que se extiende también afuera.

La estructura está realizada en hormigón, que ha sido aplicado como si dijéramos al estilo “nórdico”, si se me permite. Es decir, no se impone como un volumen esculpido en sentido brutal, con autocomplacencia expresionista, sino más bien surge como una necesidad, sin esconderse pero sin hacer un elogio de sí misma. De hecho la presencia del hormigón sucumbe ante la naturaleza exterior y queda mitigada en los interiores con el uso de madera, cuero, telas y colores.


El proyecto del Moesgaard Museum es un proyecto a 360º. Los arquitectos han diseñado el volumen edificado, el interiorismo, desde las salas de exposición a los espacios complementarios, e incluso toda la señalización y el logo. MOMU es la sigla que se ha creado, cuatro letras con una pronunciación universal, que ya demuestra que se trata de un proyecto pensado para todos. Precisamente a partir de las personas y sus exigencias los diseñadores han desarrollado el concepto de museo a medio camino entre la cultura y el ocio, cuyo gran manto verde se erige como emblema. No es una casualidad que el primer impulso de los visitantes, tanto adultos como niños, sea trepar a la cumbre del tejado para admirar las colinas de los alrededores y la bahía.

Mara Corradi

Proyecto: Henning Larsen Architects
Jefes de proyecto: Louis Becker (Responsible Partner), Niels Edeltoft (Project Manager), Troels Troelsen (Design Responsible, Competition Phase), Elizabeth Ø. Balsborg (Architect and Design Manager), Collaboratori: Christian Andresen, Karima Andersen, Birte Bæk, Carsten Fisher, Gitte Edelgren, Greta Lillienau, Hans Vogel, Henrik Vuust, Irma Persson Käll, Louise Bay Poulsen, Johnny Holm Jensen, Julie Daugaard Jensen, Lars Harup, Lars krog Hansen, Magnus Folmer Hansen, Mai Svanholt, Maja Aasted, Martha Lewis, Matthias Lehr, Peter Koch, Sarah Kübler, Stefan Ernst Jense, Marie Louise Mangor
Cliente: Moesgaard Museum
Lugar: Aarhus (Dinamarca)
Proyecto de estructuras: Cowi
Proyecto paisajístico: Kristine Jensens Tegnestue
Superficie útil bruta: 16000 m2
Concurso por invitación
Inicio del proyecto: 1996
Final de obra: 2014
Empresa constructora: MT Højgaard and Lindpro
Cubierta ajardinada
Estructura de hormigón
Paredes interiores revestidas de madera
Suelos de madera
Decoración y señalización: personalizada
Fotografias: © Jan Kofod Winther, Jens Lindhe, Martin Schubert

www.henninglarsen.com
www.moesgaardmuseum.dk

http://issuu.com/henninglarsenarchitects/docs/moesgaard_museum_magazine_web  

http://vimeo.com/110785576


GALLERY


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×