20-02-2015

Henning Larsen Architects inaugura el Kolding Campus en Dinamarca

Henning Larsen Architects,

Jens Lindhe,

Danimarca,

Universidad,

De cristal, Cemento,

Inaugurado en el otoño de 2014, el nuevo Kolding Campus en Dinamarca es un difícil proyecto de Henning Larsen Architects. Todo gira en torno al sistema de pantallas solares dinámicas que se adaptan a las condiciones climáticas, y que ha sido estudiado por Henning Larsen Architects para garantizar una alta calidad de iluminación para las actividades del Kolding Campus.



Henning Larsen Architects inaugura el Kolding Campus en Dinamarca

Situado en un punto estratégico de los itinerarios urbanos, el Kolding Campus de Henning Larsen Architects ha visto la luz tras años de estudio y trabajo, desde que en 2008 la Danish University lanzara el concurso correspondiente. Protagonista del proyecto, un sistema de pantallas solares dinámicas que es funcional a la vez que aporta personalidad.

Henning Larsen Architects interpretaron que la necesidad de fondo en la publicación el concurso era fundar una nueva sede universitaria para el arte, la comunicación y el estudio de idiomas que fuera no solamente un polo de atracción para los estudiantes, sino también un monumento cultural para la ciudad de Kolding en Dinamarca. Su emplazamiento estratégico, en una zona donde se encuentran la estación ferroviaria, el puerto y el río que desemboca en el fiordo de Kolding, demandaba una obra que tuviera en cuenta el contexto, una especie de escultura a escala arquitectónica que destacara como punto de referencia. De ahí la forma radical de la planta del edificio, un triángulo isósceles que se eleva a una altura de seis plantas con tres frentes regulares e imponentes de cristal, fragmentados gracias al revestimiento fotosensible que los envuelve transformando su imagen.

El deseo de comunicar hacia el exterior el dinamismo del centro universitario y de ofrecer la mejor calidad luminotécnica para el desarrollo de las clases y de las actividades de laboratorio que tienen lugar en el interior, se traspone en una fachada continua de cristal, asociada a un sistema de aislamiento compuesto por 1600 paneles parasol de acero. Se trata de elementos modulares perforados y móviles que van montados sobre un bastidor. Cuentan con sensores que verifican constantemente los niveles de luz y temperatura y con un sistema mecánico que modifica su orientación para mantener en todo momento las condiciones climáticas ideales.
Los módulos móviles utilizan de nuevo el triángulo en sus formas, que se convierte así en elemento iconográfico de un proyecto de evidente carácter tecnológico pero que a la vez tiene una fuerte personalidad. Los módulos fotosensibles evocan los sistemas de protección y defensa que utiliza la naturaleza, recordando que la obra arquitectónica es un organismo vivo y expresivo.

Para acceder al interior hay que atravesar el gran vestíbulo, concebido como una plaza cerrada, con balcones y terrazas, con atisbos más o menos reservados, más o menos públicos, a lo largo de la altura completa del edificio, conectando las seis plantas entre sí. La relación entre las partes se logra gracias a una rotación de la planta triangular en cada uno de los niveles: el vacío que se crea en el centro no tiene nunca la misma forma, sino que deliberadamente genera voladizos y cavidades que se conectan mediante escaleras y que sirven para crear espacios útiles para los usuarios. Un vórtice visual que asombra a los visitantes que entran allí por primera vez, como cuentan los diseñadores. 


La disposición interior de las plantas sitúa las aulas en el perímetro exterior, dejando en el centro los espacios de conexión. Si se observan los planos, se nota que el ritmo regular del perímetro contrasta con los vacíos y la libertad absoluta de aprovechamiento de los espacios centrales. El objetivo era dar el mayor espacio posible a los lugares donde la comunicación surge espontánea y que generan interacción entre los estudiantes, multiplicando los rincones de estudio individuales y de grupo, trazando islas de trabajo cómodas, apartadas pero que forman parte de los itinerarios comunitarios. El estudio se ha tratado como un rito colectivo, gracias al cual cada uno aprende observando al prójimo y compartiendo ideas.

Mara Corradi

Proyecto: Henning Larsen Architects
Cliente: The Danish University and Property Agency
Lugar: Kolding (Dinamarca)
Proyecto de estructuras: Orbicon
Proyecto paisajístico: Kristine Jensens Tegnestue
Superficie útil bruta: 13700 m2
Concurso: 2008
Inicio del proyecto: 2008
Final de obra: 2014
Fachadas de acero, cristal y parasoles de acero
Estructura de cemento 
Revestimiento exterior de parasoles de acero (pantallas solares dinámicas)
Fotografías: © Jens Lindhe, Martin Schubert


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×