06-05-2020

FaulknerBrowns: Lower Mountjoy Teaching and Learning Centre

FaulknerBrowns Architects,

Jack Hobhouse, David Cadzow, Kristen McCluskie,

Durham, UK,

Colegios y Universidades, Arquitectura y Cultura,

El Lower Mountjoy Teaching and Learning Centre refleja a través de la arquitectura el método educativo a la vanguardia adoptado por la Universidad de Durham, en el Reino Unido. En el centro del proyecto de FaulknerBrowns, una cubierta asimétrica con tragaluces que transmite la complejidad de los espacios interiores.



FaulknerBrowns: Lower Mountjoy Teaching and Learning Centre

En la universidad de Durham, en el Reino Unido, el estudio FaulknerBrowns Architects, de Newcastle upon Tyne, ha desarrollado el proyecto de un innovador centro de enseñanza que aprovecha la arquitectura, los espacios y la luz como catalizadores de energía para el aprendizaje. El Lower Mountjoy Teaching and Learning Centre se encuentra en el corazón de la universidad histórica de Durham, de la que forma parte también su importante Castillo que, junto a la Catedral, en 1986 ha sido declarado un bien protegido por la UNESCO.
Precisamente la catedral se convierte en un elemento de referencia para el proyecto del nuevo Teaching and Learning Centre, tanto desde el punto de vista de la posición, muy cercano, como de la escala, tanto desde el punto de vista de los materiales de construcción como de la paleta cromática.
El primer aspecto que se tuvo en cuenta fue la introducción de un edificio que asumiera además el rol fundamental de centro logístico de las actividades del campus, en un lugar así de delicado y valioso. Su integración en el tejido urbano fue resuelta mediante la concepción de un cuerpo unitario, reconocible, pero compuesto por elementos en bloques combinados, internamente celdas espaciales del mismo sistema, pero externamente reconocibles como distintos. Los 8000 metros cuadrados de superficie fueron repartidos solamente en 3 niveles para mantener una estrecha relación visual y perceptual con el entorno, en el suelo. La finalidad ha sido la de garantizar la continuidad entre lo que sucede afuera, en el campus, en la ciudad, y lo que se estudia adentro.
Situado entra la Bow Durham School y el St. Mary’s College, el Lower Mountjoy Teaching and Learning Centre se asoma directamente a la South Road, la arteria detrás del río que, superados el sitio Patrimonio de la Unesco y el centro de Durham, conduce hacia el sur. Desde dondequiera que se mire, el edificio se presenta como una rica síntesis de detalles, tales como, las paredes revestidas con ladrillos a la vista y la cubierta no plana conformada por tragaluces de corte piramidal, inspiradas simbólicamente en los elementos sobresalientes del castillo y de la catedral.
Al centro del proceso proyectual de FaulknerBrowns Architects, Space Architects and Galliford Try, los estudios y la empresa de construcción que han trabajado conjuntamente en este proyecto, se encuentra una nueva línea pedagógica centrada en el enfoque colaborativo, que se introdujo en 2017 en la Durham University con un horizonte temporal de diez años. El nuevo plan maestro del campus ha previsto un considerable aumento del número de estudiantes y la necesidad de crear estructuras y espacios compartidos, en lugar de aquellos separados por facultad o departamentos basados en un modelo pedagógico ya obsoleto. El nuevo centro de enseñanza y aprendizaje debía, en este contexto, asumir el rol de confluencia de las ideas y reflejar el cambio estratégico de ruta.
El proyecto arquitectónico que se observa hoy, es el resultado de una investigación conducida de forma independiente por el estudio FaulknerBrowns sobre la incidencia de la concepción espacial en la enseñanza y el aprendizaje, llevada a cabo en las principales escuelas de negocios internacionales. El modelo espacial resultante consiste en un conjunto de estructuras con un patio central, iluminado e iluminante, desde el cual se tiene acceso directo a la cafetería, a las dos grandes salas de conferencia (para 250 y 500 personas), y en derredor, en tres niveles, espacios de diferentes tamaños para seminarios (aulas de clases), ambientes para grupos de desarrollo de proyectos (aulas grupales), espacios destinados a la macro y a la micro-colaboración. En el último nivel está un acogedor espacio abierto destinado al llamado “aprendizaje invertido”, donde una serie de espacios abiertos, pero bien definidos, reciben la educación “dirigida, contemplativa, dinámica y participativa”. En cada uno de los niveles las ventanas, de suelo al techo, que proporcionan ritmo a las fachadas, ofrecen amplias vistas hacia el paisaje, hasta la Catedral.
Desde el interior, estas clases parecen lugares distintos pero relacionados por la vista más o menos directa hacia el patio, alegre y luminoso. Desde el exterior, la arquitectura en cambio resulta compuesta por 12 módulos, a partir de la base de 15x18 metros, formalmente similares pero girados 90 grados uno respecto del otro para conseguir un fuerte dinamismo de conjunto. Cada módulo posee un techo insólito de corte piramidal, asimétrico, con tragaluz, que filtra la luz directa y, sobre todo, la indirecta, y que proporciona a las aulas una perspectiva de vista también hacia arriba. Como una excepción, la cubierta del patio consiste en cambio en un sistema de placas transparentes y protectoras que garantizan la difusión de la luz por todas las plantas.
Visto desde lejos, el techo del Lower Mountjoy Teaching and Learning Centre tiene un perfil dinámico que habla de complejidad y llama la atención hacia el campus. Visto desde dentro, cada uno de sus tragaluces ofrece, como lo dicen los proyectistas, una interpretación moderna de la sala de lectura tradicional.
Las paredes de pequeños ladrillos grises recuerdan los colores y las tramas de los monumentos vecinos Patrimonio de la Unesco, mientras que la cubierta de chapa de zinc y la disposición regular del acristalado de la fachada nos dicen que ésta es una obra de nuestros tiempos.
Por este motivo se ha integrado una estrategia de sostenibilidad del edificio con la pedagógica: los cristales del grande tragaluz central llevan delgadas películas de tipo fotovoltaico, para generar energía renovable in loco. La ventilación natural es proporcionada por los paneles de las ranuras a un lado de las ventanas, con apertura controlada por el sistema de gestión del edificio; el efecto chimenea que se crea en el patio descarga el aire caliente a través de los tragaluces manteniendo así los ambientes frescos. La intervención se ha realizado conforme a la certificación BREEAM ‘Excellent’ y garantiza rendimientos energéticos EPC "A".

Mara Corradi

Architects: FaulknerBrowns Architects 
Start on site: December 2017
Completion date: September 2019
Gross internal area: 8,250 sqm
Project location: Durham, UK
Client: Durham University
Architects: FaulknerBrowns Architects
Delivery Architects: Space Architects
Main Contractor: Galliford Try
Project Manager / Quantity Surveyor / Cost Consultant: Turner & Townsend
Structural / Civil Engineering (Design Stages): Buro Happold
Structural / Civil Engineering (Delivery Phase): Cundall
Environmental / M&E Engineers (Design Stages): Buro Happold
Environmental / M&E Engineers (Delivery Phase): Cundall
Planning Consultant: DPP
Landscape (Design Stages): Land Use Consultants
Landscape (Delivery Phase): OOBE
BREEAM Assessor: Cundall
Clerk of Works: Hickton (on behalf of Durham University)
Photos by © Jack Hobhouse (01-10, 12, 14,15, 17-19), David Cadzow (11), Kristen McCluskie (13,16), FaulknerBrowns (20-23)


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×
×

Manténgase en contacto con los protagonistas de la arquitectura, Suscríbase al boletín de Floornature