02-12-2005

Estadio Olímpico de Tenis
Dominique Perrault. Madrid. 2002

Dominique Perrault,

Madrid,

Deportes y Bienestar,

Siderúrgico, De cristal,

Una gran caja luminosa y transparente que por la noche parece no tener ya paredes, mostrando sus interiores, sus colores y la geometría de sus formas: es el nuevo estadio olímpico proyectado por Dominique Perrault para la capital española.



Estadio Olímpico de Tenis<br> Dominique Perrault. Madrid. 2002 Su propuesta ha resultado de hecho la ganadora del concurso internacional convocado en el 2002 por el Ayuntamiento de Madrid. Para los trabajos, que comenzaron en el 2003, se prevé una duración total de 32 meses, con la intención de acabar la estructura en el 2007.
Bautizado por el arquitecto francés como "Magic Box", el nuevo estadio surgirá en la zona meridional de la ciudad, precisamente dentro del Parque del Manzanares, y se caracterizará precisamente por la linealidad y sencillez de sus líneas. La gran "caja", "mágica" por sus juegos de luz y de colores, además de por el "contenido" de los espectáculos y las iniciativas que albergará, será realizada predominantemente en cristal, acero y madera. Esta piel reflejará la luz diurna, mientras que por la noche dará mayor visibilidad al estadio, haciendo luminosa toda la estructura y haciendo que se perciba también su presencia desde lejos.
Además de un centro olímpico de tenis, presente tanto en el interior como en el exterior, Magic Box albergará un estadio multifuncional y la sede de la Federación española de Tenis.
Su superficie, de más de 80.000 metros cuadrados, nacerá sobre una gran área que tiene una extensión doble, de unos 160.00 metros cuadrados.

Especialmente interesantes son las soluciones adoptadas para la cubierta, que estará formada por una serie de losas ligeramente oblicuas, cuya posición podrá ser modificada en base a las necesidades particulares dictadas por los acontecimientos que el estadio acogerá. También otras partes de la estructura podrán ser abiertas o cerrada para poder utilizar todos los espacios, incluso con acontecimientos concomitantes. Como en muchos otros proyectos de Perrault, también en este caso encontramos, como elementos caracterizadores, el rigor de las formas, la sencillez de la geometría y una sencillez que no cede a las tentaciones de lo superfluo.

Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×
×

Manténgase en contacto con los protagonistas de la arquitectura, Suscríbase al boletín de Floornature