25-11-2005

Epicentro de Prada en Tokio,
Herzog & de Meuron. 2003

Herzog & de Meuron,

Deportes y Bienestar, Cines, Almacenar,

De cristal,

Eventos,

La arquitectura hoy cuenta la moda. Se ha convertido en el bastidor sobre el fondo del cual vestidos y accesorios son exhibidos en una exultación de tejidos, drapeados, colores llamados a combinarse con las formas del espacio en un diálogo de recíproca valorización.



Epicentro de Prada en Tokio, <br>Herzog & de Meuron. 2003 En su interior la tienda se articula en seis plantas y propone un paseo -a través de vestidos y arquitectura- rico en sugestiones, de experiencias táctiles y visuales suaves y envolventes. Es una sensación completamente inédita, casi cinematográfica, a trechos de tebeo. Se pasa de la piel de potro y de la silicona por los percheros para colgar las prendas, a la delicada moqueta color marfil para los suelos, a las fibras ópticas que se ramifican como tentáculos sobre las mesas. La experiencia del camerino, después, no tiene igual: casi suspendidos entre las plantas de la tienda viajan volúmenes de sección romboidal -que contiene los probadores- que corren de un extremo al otro del ambiente hasta tocar la fachada.
La escena de la prueba de la prenda jefe es exhibida por tanto "en el escaparate", ligeramente difuminada por gradación diferente del cristal. El epicentro Prada surge en el Aoyama dori, en el barrio de la moda de Tokio. Aquí, "(...) las cortinas urbanas -escribe Marco Pompili-, consteladas por boutiques de todo tipo, constituyen el fondo de calles-pasarela a lo largo de las cuales desfilan masas de chicos y chicas que lucen combinaciones de todos los productos que pueden comprarse en estos lugares. El resultado es ecléctico, radical, maniaco, típicamente asiático." A través de la arquitectura, por tanto, la moda se muestra en la ciudad, anticipando y ejerciendo el poder comunicativo de sus productos a través de entornos, escaparates, elegantes y excéntricas boutiques igualmente de firma, de la misma manera cautivadoras. No es ya solamente un vestido lo que se vende, sino el atractivo de todo el marco que lo envuelve, en un ritual que se consuma ya por la calle.
La arquitectura, en otras palabras, se convierte en valor añadido y expresa en este contexto, más que en otro lugar, una de sus principales vocaciones: el poder de comunicar, de evocar.

Francesca Oddo

Biografía de Herzog & de Meuron

http://www.prada.com/
http://www.fondazioneprada.org/

Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×
×

Manténgase en contacto con los protagonistas de la arquitectura, Suscríbase al boletín de Floornature