09-01-2003

el Buchholz sports centre

Zúrich, Suiza,

Bar, Pabellones, Oficinas, Deportes y Bienestar,

De cristal, Cemento, Madeira,

El Buchholz Sports Centre es un proyecto de Stefan Camezind y Michael Gräfensteiner, dos arquitectos suizos que están obteniendo mucho éxito en el panorama arquitectónico internacional gracias a proyectos elegantes, funcionales y sostenibles, entre los que cabe destacar el Siemens Communication Centre y el Complejo de viviendas Drusberg de Zurich



el Buchholz sports centre El complejo deportivo, construido en Uster, Suiza, en 1998, representa un óptimo compromiso entre las necesidades del cliente, que solicitaba un edificio de bajo coste, tanto de construcción como de manutención, y la creatividad de los arquitectos, que a pesar de la depuración material y formal encontraron la fórmula de proyecto más adecuada.
El resultado es un edificio extremadamente elegante en su sencillez, con todas las fachadas diferentes, para responder a los ciclos del sol, pero también para dialogar con el espacio circunstante.

La entrada está situada en la fachada sur, que se asoma a las calles de más tráfico, la más cerrada, para proteger el edificio del sol y del ruido.
Al Sport Hall se accede a través de una rampa (el edificio es de fácil acceso para cualquier tipo de minusválido); en el pabellón se encuentra la taquilla, el bar y los servicios, está tratado como un volumen independiente muy cálido gracias a los tonos rojizos de la madera.
Desde el hall se puede pasar, a través de un pasillo acristalado, a las escalinatas del campo o a los vestuarios colocados en el zócalo inferior, a los que también se puede entrar directamente desde abajo.

El elemento de identificación del edificio está formado por la plataforma de cemento que, con su pendiente, delinea el campo de deportes, determina los asientos de los espectadores y hace de base para los volúmenes aislados que identifican las diferentes funciones del Hall y de los vestuarios.
En la plataforma está anclada la estructura de portal de acero que sostiene la cobertura que es extremadamente ligera; ésta ha sido diseñada según los requisitos estructurales mínimos necesarios y con una pendiente que facilita el drenaje del agua de lluvia del techo.

La elección de no construir plantas subterráneas se debe a la voluntad de no interferir en el sistema subterráneo de drenaje de aguas; el techo jardín recupera la vegetación del terreno ocupado por el edificio, permite que el agua de la lluvia sea absorbida por la tierra que lo cubre, de esta manera, después se integra en su ciclo natural a través de la evaporación. La ligera estructura portante de acero está forrada por todos sus lados con paneles de cristal, transparente en las fachadas norte y sur y translúcido en las fachadas este y oeste, de esta forma la luz inunda todo el edificio incluso en los días nublados y, por la noche, el edificio cambia de aspecto y desde fuera se ven las sombras de las actividades del interior.

La ligera estructura portante de acero está forrada por todos sus lados con paneles de cristal, transparente en las fachadas norte y sur y translúcido en las fachadas este y oeste, de esta forma la luz inunda todo el edificio incluso en los días nublados y, por la noche, el edificio cambia de aspecto y desde fuera se ven las sombras de las actividades del interior.
El campo de juego está orientado hacia el norte, protegido por la fachada completamente acristalado que permite una perfecta iluminación natural y que, además, cuenta con una instalación de iluminación artificial regulada mediante un sistema de monitorización de la luz solar que automáticamente regula la intensidad en función de las exigencias.
La fachada sur sobresale ampliamente del techo y, junto a un sistema de pantallas de tejido se encarga de aportar sombra en los días más soleados; los cristales translúcidos de las fachadas este y oeste disponen de un filtro solar especial que modula la luz en entrada, éstos están montados en unas paredes ventiladas que se encargan de conseguir un buen microclima interior.
Dentro del edificio hay un sistema de ventilación natural que se obtiene a través de los canales de ventilación situados horizontalmente en las fachadas este, oeste y norte.

En verano, las boquillas de ventilación se dejan abiertas durante la noche para que la temperatura del basamento de cemento disminuya por efecto de la brisa nocturna y pueda de refrigerar el ambiente durante los días soleados.
El sistema de ventilación mecánica se utiliza solamente para los acontecimientos con más de seiscientos espectadores, cuando la ventilación natural no es suficiente, además, los sistemas de aislamiento utilizados, como el techo jardín o la capa intermedia colocada por debajo del basamento de cemento permiten evitar las dispersiones térmicas y reducir los costes de calefacción.
El sports centre Buchholz es el resultado de un proceso integrado de diseño y concepto. Cada elemento es multifunción: a través de la reducción de los elementos se ha podido minimizar los costes con la consiguiente aportación de claridad y sencillez al proyecto arquitectónico y de confort para sus usuarios.

Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×
×

Manténgase en contacto con los protagonistas de la arquitectura, Suscríbase al boletín de Floornature