05-09-2007

East Beach Cafe - Heatherwick Studio
Littlehampton, 2007

Heatherwick Studio,

Inglaterra,

Tiempo libre, Bar,

Paseando entre conchas a lo largo de la orilla del mar uno puede encontrarse con una realmente extravagante y de tamaño muy grande en la playa de Littlehampton, una localidad marítima situada en la costa del sur de Inglaterra.



East Beach Cafe - Heatherwick Studio<br /> Littlehampton, 2007 En realidad es un quiosco cuyo perfil recuerda al de una concha. East Beach Cafe -este es el nombre del proyecto- es obra de Heatherwick Studio, un grupo de jovenes arquitectos con base en Londres sensible a la relacion entre arquitectura y escultura.
El bar deriva su forma de un pensamiento movido, flexuoso, organico. Recuerda a las olas del mar y, al mismo tiempo, a la estratificacion de las rocas; se apoya sobre la playa como una cascara empujada por la resaca, como la morada de un habitante del mar.
Tiene un color denso, decidido, oscuro y cobrizo. Responde con determinacion a los tonos del terreno que lo acoge; dialoga con el mar mediante un registro de interferencias cromaticas. Parece revelar enseguida la accion del tiempo, los humores invernales del mar sobre este: "the building is raw and weathered".
El quiosco -como comentan los proyectistas- alude tambien a los trozos de madera alisados por el mar y empujados hacia la orilla. East Beach Cafe es un objeto largo y sutil; su cuerpo parece constituido por una serie de "rebanadas" -cada una de 30 centimetros de espesor- que se desarrollan en diagonal animando el espacio interior, haciendo continuamente variable su seccion. Se abre hacia el mar mediante una fachada acristalada, a traves de la cual se establece una relacion osmotica entre el interior y el exterior. Una serie de cierres metalicos protege el quiosco durante la noche.
La cascara de metal esta revestida con un acabado a base de aceites que permite crear una patina parecida a la de la herrumbre, sin que tenga ningun efecto sobre la estructura. La playa de Littlehampton, a menudo gris y victima de actos vandalicos, vuelve a vivir y a palpitar con viveza. Ha surgido un objeto curioso, que se extiende hacia el Canal de la Mancha.
Como escribe Stephen Bayley en The Observer: "Before me, a prospect of grey in which sea and sky could only be distinguished by their different textures. The ennui was oppressive. But something wonderfully odd, something rich and colourful, was happening down on the deserted shingle of East Beach. A supine workman was rolling sealant onto an extraordinary metal structure, already weathering nicely in the spume."

Francesca Oddo

Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×
×

Manténgase en contacto con los protagonistas de la arquitectura, Suscríbase al boletín de Floornature