04-05-2016

Cota Paredes Arquitectos: Casa V en Guadalajara (México)

Abraham Cota Paredes Arquitectos,

© Cesar Béjar ,

Mexico,

Housing, Ville,

El compacto exterior de la Casa V de Cota Paredes Arquitectos en Guadalajara (México) se traduce por dentro en un volumen repleto de atisbos y perspectivas entre una y otra planta. El eje del proyecto de Abraham Cota Paredes es el patio como catalizador de luz, en homenaje a Luis Barragán.



Cota Paredes Arquitectos: Casa V en Guadalajara (México)

Sobre una parcela de terreno rodeada de casas en la periferia de Guadalajara en México, la Casa V de Abraham Cota Paredes es una vivienda que hacia fuera resulta reservada e impenetrable, y solo en su interior se abre a la luz y al paisaje.
La zona en la que se erige la Casa V no consiente tener espacios al aire libre, ya que tanto por el lado norte como por el sur se apoya en otras construcciones existentes. Aun así, por el lado este limita con un desnivel de 8 metros desde el que se disfruta de una vista espectacular sobre Guadalajara. Estos elementos resultan fundamentales para Abraham Cota Paredes para definir la composición de conjunto y la distribución interior. Un punto de partida consistió en la definición de las dos fachadas libres y de las plantas de los tres niveles en los que se articula la casa, y que se organizar a partir de un patio. 
El frente oeste, en el que se encuentra la entrada de la casa, tiene la intención declarada de dejar la ciudad fuera de sus puertas, imposibilitando la vista a miradas indiscretas con una fachada que carece de aberturas “verdaderas”. Por este lado, la existencia de los tres niveles se intuye porque la fachada retrocede en la planta baja respecto a la de arriba y a la planta de la terraza. La puerta de entrada de madera fue concebida como un portal majestuoso, con una sola hoja y de un tamaño imponente. En la planta de arriba el balcón de los dormitorios supone un corte rectangular en la gran fachada blanca, más que un punto desde el que contemplar la calle es una solución para dejarla fuera y alejar su presencia.

Por el lado opuesto, hacia el este, se disfruta de la vista de Guadalajara desde lo alto, convirtiéndose en la auténtica cuarta fachada. Se trata de una pared acristalada que cubre la planta baja y la primera planta, sobre las que traza un marco perfecto la estructura de acero de la pérgola de la terraza.
La vegetación también contribuye a marcar los tres niveles del volumen, y su eje es el patio, que ejerce una fuerte atracción desde el momento en que se traspasa la entrada. La trayectoria de entrada es oblicua y siguiéndola se llega hasta la cocina que mira hacia la ciudad a lo lejos. 
En apariencia el patio es solo un pequeño espacio en el ambiente arquitectónico principal, que acoge un fragmento de jardín y que se abre paso en el tejado. Pero la verdad es que este elemento es un catalizador de luz, que entra por arriba y va encontrando una serie de puntos de desahogo, pasajes y ventanas de forma que se filtra a todas las habitaciones de la casa. El primero es la pared acristalada de doble altura, dividida en cuatro partes por una cruz de madera que recuerda totalmente la cruz diseñada por Luis Barragán en su casa-museo. Aquí como en Ciudad de México la naturaleza se queda del otro lado del cristal y la cruz representa un límite a la contemplación. A partir de la planta baja, varias aberturas de formas distintas canalizan la luz que se refleja en las paredes blancas del dormitorio principal y en la cocina. Subiendo al primer piso la luz se dispersa hacia el este y el oeste para llegar a los dormitorios y luego vuelve a subir hacia la terraza, donde se encuentra con la luz que se filtra por la pared horizontal de bloques de vidrio.


La continuidad del espacio, que resalta gracias al paso de la luz, se ve reforzada al quedar comunicadas las tres plantas mediante la escalera colgada y las perspectivas: desde la entrada de los dormitorios en la primera planta hacia el salón en la planta baja, o desde la terraza donde el pasillo de acceso da hacia las dos plantas inferiores. Tan monolítica en apariencia como rica de trayectorias y enfoques, la casa V de Abraham Cota Paredes utiliza el blanco como color de superficie y como elemento de reconciliación entre el exterior y el interior.

Mara Corradi

Architects: Abraham Cota Paredes Arquitectos
Collaborators: Álvaro Beruben Galván, ESTUDIO HIDALGO
Buit area: 355 sqm
Design structure: ROMVIR ingeniería Ing. Román Virgilio
Photos by: © Cesar Béjar 
Location: Guadalajara (Mexico)
Client: Private
Construction: 2015
Structure in concrete
Walls made of cement block
All the wood in the house is parota from Michoacán (Mexico)
www.cotaparedes.com


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×
×

Manténgase en contacto con los protagonistas de la arquitectura, Suscríbase al boletín de Floornature