05-11-2019

UNIPOLSAI: LA CULTURA, LOS JÓVENES Y SUS ICONOS 

BBPR,

“la arquitectura es un marco omnipresente para eventos complejos, inesperados y mágicos”— Alison Brooks.



<strong>UNIPOLSAI:</strong><strong> LA CULTURA, LOS JÓVENES Y SUS ICONOS</strong> <br />

La arquitectura puede aportar múltiples significados y múltiples historias que tienen valor colectivo. Quienes se disponen a revitalizar edificios que, por su historia y su posición, han revestido un rol destacado en el panorama urbano, deben afrontar la responsabilidad de encontrar no solo soluciones de tipo estético-formal, sino también estrategias que, integradas con el tejido social, sepan renovar e intensificar su fuerza inclusiva. 

Entre los muchos grupos que se dedican a un tipo de valorización que contempla criterios de este tipo está UnipolSai, que, en estos años, ha decidido a dirigir sus energías a la transformación y la regeneración de algunos de los principales inmuebles de la capital lombarda, ayudando en el camino de la recuperación de la fuerza catalizadora que han perdido.

Dejando de lado las intervenciones interiores y exteriores relativas a restauraciones de tipo conservador o a modernizaciones, que no son el tema en que deseo centrarme, hablaré sobre las iniciativas de este programa de transformación. Cultura, creatividad e innovación, ayuda a los jóvenes y respeto por la sostenibilidad son los puntos claves que salpican un camino que, cada vez más, está haciendo de estas iniciativas ocasiones de encuentros y experiencias muy interesantes para la comunidad. Un ejemplo que me parece emblemático de este manera de trabajar es Torre Velasca, desde siempre centro de un vivo debate, de reacciones y opiniones contrastadas, suscitadas por la audacia de un diseño que pone de manifiesto la entusiasta aventura de cuatro compañeros del Politécnico de Milán que, en los años cincuenta, rompiendo los cánones tradicionales, crearon algo inédito, algo que, como sostenía uno de ellos, Ernesto Nathan Rogers, se proponía “sintetizar culturalmente y sin copiar el lenguaje de ninguno de sus edificios, la atmósfera de la ciudad de Milán”. Los cuatro jóvenes, Gian Luigi Banfi, Lodovico Barbiano di Belgiojoso, Enrico Peressutti y Ernesto Nathan Rogers, que juntos fundaron el Studio BBPR, supieron ofrecer, en su intento de superar la tradición del racionalismo, un espléndido testimonio de modernidad y contemporaneidad convertido en icono de la excelencia arquitectónica no solo milanesa, sino también italiana. 



Exaltada o denigrada, definida como ‘obra maestra absoluta’ por el crítico de arte Philippe Daverio, pero también ‘torreón de cristal y cemento’ por el escritor Luciano Bianciardi y “paradigma del horror que los milaneses miran como el hijo feo al que, pese a todo, todos quieren ” por Vittorio Sgarbi, llamada irónicamente por los milaneses ‘rascacielos de los ligueros o de los tirantes’, por la característica forma de hongo y los tensores que soportan la expansión de las plantas superiores, Torre Velasca continúa, 60 años después de su construcción, erigiéndose con inmutable y ostentosa fanfarronería. La fascinación y la belleza de su inconfundible perfil siguen renovando, en nosotros, con su presencia de carismático valor, la emoción de un primer encuentro. Obra de vanguardia, exalta, con robusta crudeza, la fuerza de síntesis entre la gran ingeniería y la gran arquitectura. Adquirida por el grupo estadounidense Hines, ha sido, hasta hace pocas semanas, propiedad de la sociedad UnipolSai, que ha reservado las primeras 18 plantas a tiendas y oficinas, dedicando las otras plantas (hasta la 26ª) a prestigiosos apartamentos, con vistas espléndidas del Duomo y del corazón del skyline urbano. Las amplias y espectaculares aberturas realzan la fluida distribución de los interiores, inundando de luz los refinados ambientes de sofisticado diseño, realizados con atención meticulosa a los detalles y a los acabados y enfatizando, gracias a la presencia de galerías-terrazas, la estrecha conexión con el palpitante exterior.

La torre ha sido transformada, respetando su autenticidad, con modificaciones a nivel funcional. El Gruppo Unipol, propietario del inmueble desde 2012, inició un proceso para devolver al edificio su protagonismo en el debate cultural nacional e internacional. Gracias a ‘Opening Velasca’, la torre se ha abierto a la ciudad con una agenda llena de estimulantes iniciativas culturales y de apoyo a los jóvenes. Siguiendo la estela de esta búsqueda de interactividad con los ciudadanos, en 2016, para una exposición-evento organizado con ocasión de un FuoriSalone, Ingo Maurer y Alex Schmid con ‘Glow, Velasca, Glow!’, encendieron, con una idea muy sugestiva, la Torre Velasca con un espectacular rojo fuego. La luz, como una segunda piel, realzaba la extraordinaria fuerza expresiva de la imponente presencia, transfigurándola en una evocación más metafísica que real. La instalación luminosa, capaz de provocar, a nivel emotivo, intensos momentos inclusivos, se convirtió en una especie de leitmotiv y también este año, la potente geometría se ha recortado en el cielo con una nueva forma azul cobalto.



‘Tower Tales, design, art & sound in Torre Velasca’, es el título del cautivador programa promovido por Urban Up-Unipol Projects Cities, articulado en #ArtTales, exposiciones de trabajos contemporáneos de vanguardia de artistas de fama internacional; #SoundTales, veladas musicales, que han estado dedicadas a conciertos de los más famosos e innovadores músicos de jazz, y #DesignTales, sección dirigida a impulsar la creatividad de los jóvenes talentos de las escuelas de Arquitectura y Diseño. La iniciativa, inaugurada con el concurso ‘Velasca Progetto Design. Idee sotto la Torre’, (Velasca Proyecto Diseño. Ideas bajo la Torre), que incluía, con ocasión de su 60º aniversario, la creación de una lámpara para los espacios públicos de la misma torre, ha convocado recientemente el concurso internacional de ideas ‘Kid’s Factory’, dirigido a jóvenes arquitectos menores de 35 años de todo el mundo, invitándolos a repensar una antigua planta de producción de cerámica, abandonada desde hace decenios, proyectando un futurista complejo para la infancia. El prestigioso y fascinante complejo, una de las más majestuosas arqueologías industriales de Europa, con 27.000 m2, propiedad de Unipol, incluye unos edificios de cabecera diseñados por Piero Portaluppi. El concurso ha contado con la participación de más de 400 proyectos, enviados desde 90 lugares del mundo, lo que demuestra el gran interés suscitado por la oportunidad ofrecida. 
Encuentro que promover las dotes creativas de jóvenes brillantes bajo los auspicios de un gesto innovador como el representado por el ‘joven’ Studio BBPR, en un marco que representa un icono histórico de cultura y excelencia arquitectónica y tecnológica, ha sido una elección muy afortunada y pertinente y puede representar un motivo de verdadero orgullo y de fuerte estímulo para los seleccionados.

En un entorno profesional cada vez más competitivo, en el que resulta muy difícil empezar a trabajar por cuenta propia, es de elogiar y agradecer un incentivo de este tipo, con el que Unipol ayuda a los jóvenes a relacionarse con un entorno más internacional, premiando a los que demuestren saber interpretar la contemporaneidad en continuidad o en ruptura con la tradición y, en todo caso, demuestren poseer verdadera originalidad. También las mejores escuelas locales del sector reciben un apoyo similar. Los galardones que se otorgan a los ganadores y a quienes más los merecen no solo contemplan una satisfacción moral, sino también un beneficio económico y, sobre todo, la inestimable ocasión de proyectar algo que será realizado.
Unipol, con coherente continuidad, se dispone a usar la cultura en sus múltiples aspectos como elemento regenerador de las propiedades para las cuales trata de encontrar una identidad o a las cuales ha devuelto el brillo que, en parte, habían perdido. Algunos edificios se convertirán en los elementos centrales de diferentes sectores específicos dedicados a la sociedad: excelencias de la moda, del diseño y de la tradición gastronómica completarán el concepto de hospitalidad y el complejo hotelero de nivel internacional y fuerte ADN milanés de De Cristoforis 6, nuevo flagship hotel; la realidad virtual, que incorpora las más recientes e innovadoras tecnologías, acoge al público en Ca’ Litta, permitiéndole interactuar con los apartamentos; mientras que el tema ‘material-inmaterial’ asiste a un momento de celebración artística con la intervención de Ivan Tresoldi, que crea una instalación-silo inspirada en la memoria y la regeneración, en honor de la restauración de una obra arquitectónica prestigiosa.

Gio Ponti escribía, en 1961, “… una proporción perfecta de volúmenes, en una simplicidad de líneas cuya ascendencia estructural es expresada con sabiduría y verdad, con clasicismo” y, en su correspondencia con un colega, añadía: “plateado, bellísimo, ligero, aéreo: una belleza”. Se estaba refiriendo al llamado ‘hermano menor del rascacielos Pirelli’, Torre Galfa, proyecto del arquitecto Melchiorre Bega, una de las últimas creaciones del Gruppo, que verá la luz dentro de pocos meses y continuará el programa iniciado con Torre Velasca. 
Espero que en estos edificios pueda vivirse lo que alguien ha expresado con mucha poesía: “la arquitectura es un marco omnipresente para eventos complejos, inesperados y mágicos” Alison Brooks.


Créditos:
Gruppo UnipolSai, Urban Up Unipol Project Cities: http://www.urbanupunipol.com/
Fotografías: ©Gruppo UnipolSai

 

 


Virginia Cucchi


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×