11-09-2013

Brenac + Gonzales: centro de formación profesional en Gennevilliers

Brenac & Gonzalez & Associés,

París,

Instituciones, Colegio,

En un suburbio del norte de París, la ciudad de Gennevilliers ha abierto las puertas de un importante proyecto de carácter social. El estudio de arquitectura Brenac + Gonzales ha realizado un centro de formación profesional que constituye un símbolo urbano, allí donde es más que necesario contar con puntos de referencia territoriales y culturales. Dos edificios con un marcado impacto visual albergan las aulas en las que se enseñan los oficios tradicionales locales.



Brenac + Gonzales: centro de formación profesional en Gennevilliers
Una piel de ladrillos recubre los dos volúmenes, unidos mediante un patio abierto y elevado, del nuevo centro de formación profesional de Gennevilliers diseñado por Brenac + Gonzales atelier d’architecture. La forma de los edificios recuerda la de los talleres tradicionales, de las plantas industriales que aquí, como en otras partes, caracterizan las periferias metropolitanas representando oportunidades de trabajo y de vida productiva.
El concurso lanzado por la CCI Région Île-de-France en 2007 se refería a una nueva construcción escolar que constituyera un punto de referencia social para esta ciudad ubicada en los límites de la periferia norte de París. Aquí la falta de trabajo es el resultado de un pasado caracterizado por las luchas sindicales y por una ferviente actividad política. La ciudad necesitaba un lugar que no fuera simplemente una escuela, sino un símbolo, un punto de referencia visual además de social para la gran multitud de jóvenes hijos de inmigrantes.Los dos volúmenes diseñados por Brenac + Gonzales se extienden a lo largo aprovechando al máximo la extensión de terreno en longitud, estando delimitada en anchura por su proximidad al pasaje de trenes. Su imagen se muestra compacta gracias al revestimiento monocromático de ladrillos que comprende también la cubierta. Sin embargo, a través de sus desniveles ésta evidencia el deseo proyectual de fragmentar la vista monovolumétrica del edificio industrial para dar paso a una visión arquitectónica compleja, multifuncional, que satisface las exigencias espaciales contemporáneas. De hecho, si el proyecto se observa por secciones, la obra resulta sumamente ligera y ventilada. El patio abierto en la planta baja comunica los dos bloques, mientras que los elementos transversales de vidrio ofrecen una panorámica abierta hacia los ambientes interiores y equilibran la relación entre el edificio y su entorno. Hendiduras abiertas sin orden alguno en las fachadas de ladrillo constituyen aperturas que iluminan los salones de clases durante el día, mientras que de noche las luces artificiales internas mantienen un dinamismo perenne.
Cada una de las disciplinas impartidas está representada por uno o varios elementos de la construcción. La carpintería se refleja en los detalles de colocación del revestimiento de ladrillos; la ebanistería en la estructura en láminas del techo del gimnasio y del falso techo del pórtico en la entrada; el mantenimiento de ascensores ocupa el ala este de uno de los dos bloques y puede verse desde afuera precisamente gracias a uno de los ventanales de suelo a techo. Con relación a ésta y a otras actividades que se presentan al desnudo, los arquitectos han aplicado el criterio de los relojes Swatch que con gran orgullo dejaba ver sus engranajes.


En los planos se puede observar que, tras haber pasado el grande vestíbulo, la planta baja de los dos bloques que se unen en el centro está reservada completamente a los talleres que están organizados con un esquema ordenado en el que también el color ayuda a comprender los espacios. El naranja, por ejemplo, identifica algunos recorridos y separa las diferentes áreas de trabajo. Una planta intermedia se asoma a la primera planta en la que los talleres tienen doble altura, mientras que la primera planta está repartida entre aulas, oficinas administrativas y el grande patio norte. Éste, que desde afuera comunica los dos bloques compactos, es el elemento más evidente de apertura hacia el exterior y está protegido de los ruidos por una muralla que lo separa del pasaje de trenes. Recubierto de madera y parcialmente verde, constituye la zona recreativa de la escuela pero también un ambiente que podría ser aprovechado en caso de expansión de las actividades.

Mara Corradi

Proyecto: Brenac + Gonzales atelier d’architecture
Jefe de proyecto: Mathieu Garcia
Cliente: CCI Région Île-de-France
Lugar: Gennevilliers,  Île-de-France (Francia)
Proyecto acústico: ABCDécibel
Superficie bruta útil: 7.820 m2
Concurso: 2007
Fecha inicial del proyecto: 2007
Conclusión de los trabajos: 2012
Revestimiento externo y recubrimiento de ladrillos
Pavimento de madera del patio
Fotografías: © Sergio Grazia, Photec Production

www.brenac-gonzalez.fr