07-08-2018

Bessborough Residence de Naturehumaine

Naturehumaine,

Adrien Williams,

Montreal, Canadá,

Residencias, Apartamento,

Publicamos por primera vez un proyecto de Naturehumaine en 2015. Tres años después, el estudio formado por Stéphane Rasselet ha crecido notablemente en tamaño, cantidad y calidad de los proyectos, logrando preservar su estilo propio, que une a la corriente principal del minimalismo la geometría de las formas y del fuerte contraste de materias y cromático.



Bessborough Residence de Naturehumaine

Bessborough Residence es como se llama la última obra de Stéphane Rasselet, arquitecto canadiense de Montreal y viejo conocido de Floornature. En los últimos tres años, Naturehumaine –, que es el nombre del estudio fundado por Rasselet –, ha crecido mucho, pero ha conseguido mantener su estilo inconfundible. La estética de Naturehumaine tiene una fuerte base minimalista, que favorece los open spaces y la decoración esencial, pero sin llegar a la exasperación. En efecto, esta estética es acentuada, por un lado, gracias a las formas geométricas y a las líneas limpias y, por otro, es suavizada gracias al contraste de materias y cromático, que combina con las paredes de un blanco polar muebles, bloques y biombos de madera o de metal de colores uniformes, a veces de colores vivos y otras veces de color negro opaco, como en este caso.

La Residence Bessborough se encuentra en el distrito de Notre-Dame-de-Grâce, en Montreal. El proyecto consistía en la renovación completa de la planta baja de un dúplex de los años cincuenta. Como sucede a menudo en las renovaciones de espacios antiguos, el verdadero desafío estaba en abrir y maximizar los espacios vivibles, manteniendo una clara separación entre el destino de uso de cada uno de los diferentes espacios. El concepto ideado por Naturehumaine se desarrolla en tres bloques principales, volúmenes que articulan el espacio jugando con el concepto de muro, que, en este proyecto, se utiliza ingeniosamente en función de las necesidades.

En el centro, el bloque negro define la circulación en el interior de la planta, haciendo de filtro entre las distintas funciones. Este volumen, introduciendo una nueva rampa de escaleras, juega con la transparencia y con el ritmo lleno-vacío a través del uso de varios materiales, como cristal, acero, barras verticales y paneles de MDF.
El volumen de madera, por su parte, aporta calidez y hace acogedor el interior de la casa, que, aparte de este elemento, se limita a los tonos blancos y negros. En uno de los lados contiene una librería, mientras que en el otro hay un espacio de paso a la habitación de matrimonio principal.
El volumen gris, simple y elegante, permite esconder detrás de unos paneles brillantes diferentes funciones de servicio, entre ellas el baño. También en la elección del mobiliario se han respetado las directrices que hacen reconocibles los proyectos de Rasselet y Naturehumaine: gran envergadura y espacios vacíos, diseño de líneas modernas y, sobre todo, evocación cromática a los colores ya usados en la vivienda y, por tanto, en este caso, gris, negro opaco y madera.

Una vez más, Stéphane Rasselet logra valorizar al máximo el ritmo gestionando los vacíos, en un trabajo minucioso de cincel, recordando casi el del tipógrafo lidiando con la proporción entre blancos y negros durante la composición de una página impresa. Si hubiera que resumir la excelencia del trabajo de Naturehumaine en dos palabras, estas serían, sin duda, equilibrio y limpieza.

Se trata de un rasgo estilístico muy marcado, construido a lo largo del tiempo, obtenido gracias a la experiencia y por el que el estudio es reconocido y valorado. Los resultados de Rasselet se han alcanzado con dedicación y una buena dosis de autocrítica: no es un caso de genio autoproclamado. Se trata de un ejemplo y una advertencia para los que empiezan en la actividad: el verdadero desafío para un arquitecto está justamente en lograr crear un estilo propio, una identidad que se mantiene en el tiempo y se reencuentra a simple vista en todos los proyectos, ello sin dejar de dialogar, en cada proyecto, con los clientes, de todo tipo, ni de aceptar los requerimientos de estos.

Francesco Cibati

Proyecto: Naturehumaine
Lugar: Montreal, Canadá
Año: 2017
Superficie: 85m2
Fotografías: Adrien Williams

www.naturehumaine.com


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×