11-11-2002

Aviaplan: aeropuerto de Gardermoen, Oslo, 1998

Oslo,

Aeropuertos, Deportes y Bienestar, Bar,

Como consecuencia de la decisión del Parlamento noruego de transformar el aeropuerto de Gardermoen en el principal aeropuerto de Noruega oriental, fue constituida en 1992 una sociedad para la realización de la nueva estructura: la Oslo Hovedflyplass.



Aviaplan: aeropuerto de Gardermoen, Oslo, 1998 Esta ha confiado el encargo del proyecto a Aviaplan, una"joint venture" que comprende tres estudios de Oslo (Narud-Stokke-Wiig, Niels Torp, Hjellnes Cowi) y uno de Copenhague (Skaarup & Jespersen).
Para realizar la obra de transformación, la Aviaplan se ha valido de la consultoría de otras sociedades, entre los que recordamos la Ove Arup, que se ha ocupado predominantemente de las estructuras: la asidua colaboración ha permitido optimizar las competencias específicas de cada uno de sus miembros, en respuesta al programa definido por el cliente, la Oslo Lufthavan.
Esta última ha localizado, entre los principales objetivos de la nueva construcción, la eficiencia, la flexibilidad, la seguridad y la integración de una arquitectura respetuosa con el entorno con el diseño de los espacios interiores.
El aeropuerto de Gardermoen, que se extiende sobre una superficie de 140.000 metros cuadrados, ha sido inicialmente dimensionado para gestionar un flujo de cerca de 15 millones de pasajeros al año. Sin embargo, la realización posterior de otras dos terminales ha permitido albergar a una mayor cantidad de personas.
La instalación planimétrica del proyecto ha sido concebida con extrema claridad: el edificio principal se desarrolla en la parte central y alberga los mostradores de billetes y de embarque, los controles de seguridad, las zonas comerciales y de servicio.

Las zonas destinadas a los pasajeros de salida están situadas en la planta superior del edificio y se configuran como amplios espacios continuos a toda altura, elevados por una cubierta en onda, la cual resulta ascendiente en correspondencia con el frente norte.
En la planta inferior, en cambio, encontramos un hall a doble altura, del que los viajeros disfrutan cuando llegan.
A lo largo de los lados de la construcción central, se desarrollan linealmente dos volúmenes que hacen las veces de arterias de enlace entre el edificio principal y los aviones: estos contienen zonas de espera en correspondencia con cada salida y están organizadas en dos niveles para mantener separados los flujos de los viajeros de llegada con los de los viajeros de salida. El embarque y el desembarque de los aviones se lleva a cabo mediante puentes dispuestos en serie y completamente acristalados.

GALLERY


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×
×

Manténgase en contacto con los protagonistas de la arquitectura, Suscríbase al boletín de Floornature