17-06-2020

AMDLCIRCLE y Michele De Lucchi: oficinas Z-LIFE, Bresso, Milán

Carlo Ratti, Michele De Lucchi,

AMDLCIRCLE, Marco Beck Peccoz, Luca Rotondo,

Bresso (MI), Italia,

Oficinas,

Inaugurado hace algunos meses en Bresso, Z-LIFE, el nuevo complejo de oficinas de la empresa farmacéutica Zambon, obra de Michele De Lucchi, su estudio AMDLCIRCLE y Carlo Ratti Associati en cuanto al interiorismo. Un modelo de oficina para el futuro, con notables elementos relacionados con el poscovid.



AMDLCIRCLE y Michele De Lucchi: oficinas Z-LIFE, Bresso, Milán

En un momento en que la oficina, como espacio cerrado y lleno de gente, está entre los espacios sometidos a examen a causa de la pandemia, hablamos de un proyecto llevado a cabo hace algunos meses por Michele De Lucchi, AMDLCIRCLE y Carlo Ratti Associati, que, además de ser un interesante modelo evolutivo del espacio de trabajo, tiene en sí elementos que pueden servir para elaborar una estrategia de planificación para el poscovid.
Se trata de la nueva sede de la multinacional farmacéutica Zambon, Z-LIFE, inaugurada en noviembre de 2019 en el campus científico OpenZone de Bresso, cerca de Milán. Un proyecto de oficinas, laboratorios y espacios para conferencias en una gran área situada en el límite de uno de los pulmones verdes de Milán, el Parco Nord, en cuya planificación general trabaja De Lucchi desde hace varios años y que aún está en fase de ampliación. Actualmente en él están las sedes de 26 organizaciones del sector farmacéutico y del de las biotecnologías de nivel internacional, que trabajan en estrecho contacto, compartiendo espacios de debate, y que también están abiertos a la ciudad. El programa prevé una ampliación de la superficie del campus a 37.000 m2, para albergar a unas 1.200 personas.
La colaboración entre De Lucchi y Zambon nació hace muchos años. En efecto, en 2013 el arquitecto se ocupó de la ampliación de la sede de la empresa en Vicenza. Las nuevas oficinas Z-LIFE de Bresso son, sobre todo, el punto de llegada de una reflexión que el arquitecto, originario de Padua, había iniciado a finales de los setenta, proyectando muebles de oficina para Olivetti, y que ha continuado profundizando en estos 40 años.
En este caso, De Lucchi y su estudio AMDLCIRCLE intervienen en un antiguo edificio industrial en que se fabricaban perfiles de hierro para transformarlo, pasando de ser un espacio de producción, cerrado y rígido a un espacio transparente, permeable y adecuado para la transformación de la distribución del trabajo. Los forjados de cemento armado originales, que hoy forman los dos niveles del nuevo complejo, han sido parcialmente demolidos y reconstruidos. En el nuevo patio central abierto, una sala circular de una planta, con estructura de acero, superficies de cristal a toda altura y cúpula transparente, ejerce la función de acoger a quienes llegan por la entrada principal de via del Duca. Pensada como corazón del edificio, para albergar reuniones, conferencias y eventos, queda abrazada por el cuerpo principal y es el núcleo de los recorridos descubiertos entre las diferentes oficinas del nivel superior.
Al primer vistazo, en la entrada del edificio, se percibe ya la articulación de los diferentes espacios. Gracias a la sucesión de sistemas de cerramiento transparentes, desde las cristaleras exteriores a las interiores y hasta los más pequeños espacios ovales para reuniones, la arquitectura transmite una sensación de innovación que busca el diálogo con la opinión pública, siendo la sede de la representación y constituyendo un manifiesto en sí misma.
En la base hay un concepto de intercambio, de debate, de libertad creativa e imaginativa que ciertamente armoniza con la ideología de la compañía, pero que, sobre todo, es materia de investigación en AMDLCIRCLE y se reconduce a las últimas reflexiones de las Earth Stations. En efecto, De Lucchi escribe: “Nos habíamos dado cuenta de que los edificios residenciales, las oficinas, los museos, los centros comerciales, los palacios de congresos, etc. no bastaban para explicar el valor y la calidad del proyecto porque demasiado a menudo el éxito del edificio ya no se correspondía con la simple satisfacción de los requisitos funcionales. Era necesario algo más que atrajese a las personas y les hiciera vivir plenamente los espacios construidos, como si la simple funcionalidad fuese obvia, correcta y normal, pero insuficiente.” Hoy más que nunca será necesario que las personas deseen volver a las oficinas como espacios en que pueden sentirse bien, no solo porque son espacios seguros, sino también porque son lugares en que realizarse, viendo concretados los valores de cada uno.
Continúa De Lucchi sobre las Earth Stations: “Para hacer más inmediato el concepto, partimos de tipologías arquitectónicas muy conocidas y las desarrollamos con los criterios de los "Templos para la Naturaleza", enfatizando las cualidades de recepción social y amplificando el atractivo de la forma arquitectónica y la monumentalidad de los espacios interiores”. Los grandes frentes acristalados que hacen perder “peso” al edificio Z-LIFE, los interiores ligeros, en los que las estructuras brutas y originales surgen a la vista sin pudor, narrando así su pasado, y los muebles, esenciales y flexibles, testimonian que lo que cuenta verdaderamente son las relaciones humanas. Estas encuentran acogida gracias a la madera, presente y protagonista en el pavimento y en los revestimientos murales, que logra trasmitir a la oficina domesticidad y familiaridad.
El trabajo de Carlo Ratti está en completa sintonía con los principios de este contenedor arquitectónico. Su equipo ha trabajado en los interiores, en las instalaciones tecnológicas y en el control del confort ambiental mediante Building Management System, que se sirve de sensores para intervenir en la climatización, en las condiciones de luz y en la gestión de la seguridad. Afirma Ratti que la oficina ya no podrá ser un simple contenedor de funciones o de acciones, sino que deberá ser un espacio en que se piensa ante todo en que las personas se sientan a gusto. En las oficinas Z-LIFE, Ratti, ingeniero y arquitecto, al frente del Senseable City Lab en el Massachusetts Institute of Technology, ha introducido la tecnología LED SunLike, que imita la distribución espectral de energía del sol, reproduciéndola en los interiores. Esto ha permitido que las personas gocen de una luz más natural mientras trabajan, con evidentes beneficios psicológicos, y también el llamado diseño biofilico, que hoy los expertos indican como una de esas estrategias que mejoran la calidad de vida en los espacios de trabajo colectivos. La amplia introducción de la vegetación en los ambientes interiores, por ejemplo en las mesas, en los escritorios, en las áreas comunes y en las zonas de descanso, recrea la relación con la naturaleza, que han echado tanto de menos los que han vivido en la ciudad durante el confinamiento y que aún se echa de menos. En este proyecto, además, la eficiencia ha coincidido con la flexibilidad de los espacios y de los tiempos de trabajo, con la multifuncionalidad de los espacios, temporales por definición y convertidos en transformables por los escritorios sobre ruedas diseñados para poder ser reconvertidos según las actividades.
Se trata de soluciones ya experimentadas en parte por Carlo Ratti en la Fondazione Agnelli de Turín y que tienen mucho en común con el proyecto del centro de investigación VITAE, también en Milán, en que las oficinas estarán conectadas con invernaderos y huertos de frutales urbanos. Nuevos modelos de trabajo, en que las convenciones y las estructuras pierden sus fronteras en favor de distribuciones temporales y permeables.

Mara Corradi

Architects: AMDL CIRCLE e Michele De Lucchi
Studio director: Angelo Micheli
Project director: Vittorio Romano
Project team: Silvia Figini, Emilio Mossa, Michele Vanetti
Structural design: Arcadis Italia S.r.l.
Systems design: Arcadis Italia S.r.l.
Interior design: Carlo Ratti Associati
CRA Team: Carlo Ratti, Andrea Cassi (Project Manager), Valentina Grasso, Serena Giardina, Francesca Marino, Chiara Morandini, Greta Stefanova, Matteo Zerbi
CRA Graphic team: Pasquale Milieri, Gary di Silvio, Gianluca Zimbardi
Graphic design: studio FM Milano
Project: 2017
Completion: 2019
Client: Zambon S.p.A.
Location: Bresso (Milan), Italy
Area: 4.262 mq
Photography: © Luca Rotondo (01-17), Marco Beck Peccoz (18-19-20), AMDLCIRCLE (21-22-23-24)

www.amdlcircle.com
www.carloratti.com


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×
×

Manténgase en contacto con los protagonistas de la arquitectura, Suscríbase al boletín de Floornature