04-12-2020

Adam Richards: Nithurst Farm en la campiña inglesa

Adam Richards Architects,

Brotherton Lock,

Upperton, West Sussex GB,

Ville,

Nithurst Farm, la villa proyectada por Adam Richards para su familia en plena campiña inglesa sigue siendo un manifiesto de su poética arquitectónica. Los juegos de simetrías y los contrastes cromáticos y estilísticos hacen de esta villa una experiencia sorprendente. Y además cuenta con varios reconocimientos del RIBA.



Adam Richards: Nithurst Farm en la campiña inglesa

Encontrarse de repente ante Nithurst Farm, mientras se pasea por la campiña inglesa podría parecer una experiencia onírica. La villa que el arquitecto Adam Richards proyectó para él y su familia en el South Downs National Park, en el sur de Inglaterra, es una sorprendente síntesis de las inspiraciones personales del autor, que van desde la arquitectura formal del Blenheim Palace de Sir John Vanbrugh en Oxfordshire, a las escenas de la película “Stalker” del director ruso Tarkovsky, hasta la planta de la Villa Barbaro en Maser de Andrea Palladio.
Las variaciones en la simetría y un esquema de escalones caracterizan al primer vistazo esta residencia distribuida en tres niveles y revestida con un manto de ladrillos, con características ventanas en forma de arco. Un conjunto de lenguajes que varían del clásico o clasicismo, al tradicional y al brutalista sin que ninguna de estas etiquetas pueda representar completamente el proyecto que, como decíamos, encarna más bien la personalidad arquitectónica del autor.
La casa tiene tres niveles con planta simétrica ahusada de norte a sur, y cuenta con una entrada principal en el lado oeste, en posición rebajada y modesta: superando pocos peldaños en el interior se llega a una suntuosa sala principal de 4 metros y medio de altura, que incluye cocina con isla, mesa de comedor y mesa más pequeña para el desayuno, todo ello ampliamente iluminado desde arriba por los grandes ventanales de arco. El concepto de maravilla entendido como progresión por contrastes, de lo pequeño a lo grande, de lo tosco a lo suntuoso, están contenidos en la concepción de este y todos los demás espacios de la casa.
La perspectiva central, acentuada por las paredes convergentes, hace dirigir la atención a lo que está más allá de la librería a toda altura instalada en la pared sur, ante la que campea la escultura textil modular de los diseñadores Ronan y Erwan Bouroullec, en colaboración con Kvadrat. La ilusión óptica de una puerta de dos hojas que se abre de par en par a un muro, anuncia una galería de dos sentidos que conduce a un salón más reservado. Dentro de los muros, resguardados en pequeñas habitaciones rectangulares, están los espacios de servicio como el guardarropa, el estudio, la despensa y las escaleras de subida al primer piso, en su mayoría sin ventanas, como si fueran muchas celdas en las que encontrar intimidad.
La cocina es un espacio de estilo industrial, con paredes de hormigón desnudo con las marcas de los encofrados, suelo de pino blanco tratado con aceite, piedra reciclada y telas monocromas, pero en cambio el salón es una estancia suntuosa con tapices, cortinas y tapicería. La elegancia de los interiores contrasta con la naturaleza exterior en constante cambio, que sin embargo forma parte del escenario de la vivienda, al entrar con prepotencia por los amplios ventanales en el lado sur y este.
En la primera planta están los dormitorios de los niños y los de invitados, y desde ahí, por una larga escalera central oculta por otra puerta de dos hojas, se llega al dormitorio principal en la última planta. Se confirma de nuevo la simetría de la disposición que se mantiene constante en todos los niveles y contribuye a valorizar los itinerarios internos. La distribución forzadamente circular incita a apreciar la diferencia entre los decorados interiores y los escorzos paisajísticos. Dormitorios simétricos y vestuarios llevan a un baño común que da hacia el norte, hacia el campo abierto.
Desde el punto de vista externo y estructural la villa está realizada en hormigón, con tejado de zinc negro y fachadas totalmente revestidas por un manto de ladrillos. Debido al singular perfil longitudinal a escalones, la última planta es una especie de torre, un observatorio desde el que se disfruta de la mejor vista de la campiña de los alrededores. Los arcos que se alternan con pequeñas aberturas inesperadas y el ladrillo evocan el mundo clásico, de forma que Adam Richards habla de "una ruina industrial envuelta en una ruina romana". Por el contrario la paleta cromática de los ladrillos de pequeño tamaño que pasan del negro al rojo oscuro o al rojo vivo, transmite un carácter vivaz más cercano a nuestro tiempo, recordando el ritmo de los pixeles. El ladrillo más oscuro que hace de marco para los arcos actúa como un trompe l’oeil aportando tridimensionalidad a un volumen compacto y unitario.
El proyecto se adjudicó el RIBA South East Award 2019, el RIBA South East Building of the Year Award 2019 y el RIBA National Award 2019 y además fue seleccionado entre los finalistas del RIBA House of the Year así como de la Manser Medal.

Mara Corradi

Architect:s Adam Richards Architects www.adamrichards.co.uk
Location: Nithurst Farm, Monument Hill, Upperton, West Sussex GU28 9BA
Site area: 1.1 acres
Internal floor area: 397 sqm
Construction dates: Feb 2017 – Feb 2019
Client: Adam and Jessica Richards
Structural engineer: Structure Workshop
Services engineer: P3R
Main contractor: Garsden Pepper
Photography: © Brotherton Lock


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×
×

Manténgase en contacto con los protagonistas de la arquitectura, Suscríbase al boletín de Floornature