Li Xiaodong: biblioteca en el bosque

05-12-2011
A pesar de la imagen de China, como país a la conquista del mundo, con sus nuevos barrios urbanos erigidos en tiempo récord, han aparecido en la escena internacional proyectos a escala menor, cuidadosos con la sostenibilidad, en los que la arquitectura se preocupa por la valorización del paisaje, incluyendo el paisaje natural. Un ejemplo es la biblioteca proyectada por Li Xiaodong para un pueblo situado en la periferia de la capital.

Junto a la China de la arquitectura olímpica, de los grandes complejos residenciales y de terciario, junto al desarrollo a gran escala y para grandes masas de individuos, existe una China silenciosa y reflexiva, una nación de los pequeños proyectos que mejoran la vida de las comunidades menores. Li Xiaodong es uno de los representantes de este enfoque a contracorriente y ecocompatible. Su nombre ha despertado la curiosidad de la prensa internacional con el proyecto de la escuela dentro del puente de la localidad de Pinghe, en la provincia de Fujian. El último edificio que ha realizado es la biblioteca para el municipio de Iaojiehe, en el distrito de Huairou, una zona montañosa situada al nordeste de la capital, que se distingue por sus exuberantes bosques surcados por ríos y arroyos. Desde el punto de vista de la preservación del ecosistema de Pekín, en el cual la política local promueve intervenciones de protección de la biodiversidad, el análisis del territorio, a través de sus peculiaridades, ha llevado a encontrar en el paisaje natural un valor primario que debe transmitirse.
Por ello, el proyecto se ha basado en la voluntad de establecer un diálogo entre el recurso natural, característica del lugar, y los recursos de la cultura, de la profundización, del estudio, que son fruto de la historia humana, llevando a la decisión de edificar un espacio público para una comunidad no necesariamente en el centro urbano, en razón de un criterio de afluencia de personas, sino en un contexto natural con el fin de llevar a la gente fuera de la ciudad. La arquitectura se concibe como el espacio de este encuentro, como medio que permite el intercambio, poniéndolo claramente de manifiesto. Erigida en un terreno excavado y rodeado de bosques, la estructura de la biblioteca Liyuan es un esqueleto metálico de planta rectangular, con una piel hecha de finas ramas recogidas en los cercanías, habitualmente apiladas en montones junto a las viviendas campestres de los alrededores: estas ramitas se introducen en la estructura de modo regular, llenando los vacíos y protegiendo el interior, en el que se encuentran, en un solo espacio a varios niveles, los depósitos de libros y las salas de lectura. Por la acción del tiempo, el metal bruto de la estructura tiende a fundirse cromáticamente con los matices de las ramas que funcionan como taponamiento, haciendo el efecto de una cabaña, una estructura temporal erigida para dar refugio a los libros en el bosque.

Entrando en el refugio del lector, las paredes, protegidas por los cristales, están enteramente revestidas de estanterías de la misma madera clara a listeles con la que se han realizado los pavimentos y los asientos integrados. La consulta se produce en una perpetuo intercambio con la escenografía que rodea el edificio, que no la invade, sino que filtra su impacto y, al mismo tiempo, enmarca la naturaleza para ponerla de relieve en toda su singularidad.

Mara Corradi

Proyecto: Li Xiaodong Atelier
Colaboradores: LI Xiaodong, Liu yayun, Huang Chenwen, Pan Xi
Cliente: Luke Him Sau Charitable Trust, Pan Xi
Lugar: Iaojiehe village, Huairou, periferia de Pekín
Superficie útil bruta: 175 m2
Inicio proyecto: 2011
Final de las obras: 2011
Escaleras de madera
Estructura de metal
Paredes interiores revestidas de madera
Pavimento de madera

www.lixiaodong.net