13-03-2018

Pezo von Ellrichshausen: Casa Rode en Chonchi, Chile

Pezo von Ellrichshausen,

Pezo von Ellrichshausen,

Chonchi, Chiloe Archipelago, X Region, Chile,

Housing, Casa,

Simétrica y con un trazado que surge de la intersección de figuras geométricas tanto en la planta como en el alzado, la Casa Rode encaja perfectamente en el surco de la investigación artística llevada a cabo por el estudio chileno Pezo von Ellrichshausen.



Pezo von Ellrichshausen: Casa Rode en Chonchi, Chile
Al observar los alzados de Casa Rode se podría pensar que Mauricio Pezo y Sofia von Ellrichshausen se hubieran inspirado en la propia conformación del territorio chileno, una tira de tierra con unos 4.300 kilómetros de longitud bañada por el Océano Pacifico por un lado mientras se diluye contra la Cordillera de los Andes por el otro. De la misma forma, las fotografías sacadas por el estudio de Concepción muestran cómo la Casa Rode se presenta cerrada y hermética en su fachada oeste y abierta y con la curiosidad de capturar el paisaje en dirección al horizonte por el este. Esta reflexión brota de la percepción de hasta qué punto es importante el lugar en el que se experimenta con la arquitectura. Es así como el pequeño estudio chileno afronta especialmente la proyectación de viviendas, tomando cada caso por separado.
Precisamente la casa Rode se encuentra en una de las islas del archipiélago de Chiloé, en la región chilena de Los Lagos. La construcción contempla el mar que da a tierra firme, y está ubicada en una pradera salvaje sin cultivar. Muestra esa actitud de audacia de esos edificios que desafían a los elementos naturales para establecer la presencia humana.
A primera vista no solo la Casa Rode sino todas las obras de arquitectura residencial de la pareja chilena generan estupor, probablemente porque ponen en marcha un conflicto con lo preexistente. La verdad es que dan la sensación de ser construcciones imaginarias, en absoluto proyectadas para ser habitadas de verdad, con habitaciones dispuestas alrededor de un núcleo funcional y con espacios de distribución de soporte. Están rodeadas de una sensación profunda de espiritualidad, como si los proyectistas hubieran querido construir un monumento a la vivienda, más que una vivienda en sí. Esta abstracción del concepto de casa está libre de lastres como la exigencia de una habitación más para los invitados, o de un garaje para los coches. Todo el espacio, dentro y fuera, se trata de la misma forma. No hay espacios principales y espacios de servicio. Por eso lo que queremos decir es que todas las funciones asumen un valor absoluto, existencial y que no depende de exigencias circunstanciales.
También las formas del proyecto de casa Rode son abstracciones geométricas. Mauricio Pezo y Sofia von Ellrichshausen definen esta construcción como “un encuentro interrumpido entre un cono y un cilindro” (the interrupted encounter between a cone and a cylinder). En la planta esto da origen a una única forma semicircular, en cuyo espesor se construye el interior de la casa. Su belleza y el enigma que esta oculta, aquí como en el resto de sus construcciones, reside tal vez en la férrea subordinación de las funciones y las distribuciones del espacio a las leyes de la geometría. Casi como si éstas estuvieran buscando un nuevo mundo y nuevas formas de habitarlo.
En esta fórmula diversa no se contempla un ritmo cómodo o una distribución de los espacios por asociación o disociación de funciones. Como en la casa Loba, construida sobre una escalera o como en la casa Solo, construida en un anillo alrededor de la piscina, la casa Rode es una semicircunferencia construida en torno a un patio y el espacio de circulación coincide con el espacio de la casa en sí. En este espacio interior semicircular de escasa profundidad se introduce un bastidor de madera con paredes y puertas que en la planta tienen forma de U, y dentro del cual los proyectistas colocan, celándolos con extrema delicadeza, los servicios higiénicos y las instalaciones. El bastidor también divide el espacio en cuatro: dos habitaciones más pequeñas en los extremos para los dormitorios, una sala más grande que es el salón, cocina y comedor, y el espacio al aire libre central del patio.
La casa en su totalidad está construida con madera autóctona. La madera cubre como un manto uniforme todas las paredes y techos, extendiéndose incluso a los muebles, también de madera, esenciales, mientras en el exterior destaca el uso de las tejas que cubren el tejado semicircular de marcada inclinación. La madera y el cemento son los materiales de construcción preferidos por el estudio, y los usan tanto en contraste como solos, como en este caso.
Dos pilares sujetan simbólicamente el peso del tejado que en realidad tiene su punto de apoyo en el bastidor de planta rectangular encajado en el semicírculo de la planta.
Como en muchas obras anteriores hay una atención obsesiva por la simetría, hasta tal punto que en las perspectivas fotográficas sacadas por los propios arquitectos (con sus imágenes como figuras humanas protagonistas, como de costumbre), los interiores resultan casi laberínticos por la uniformidad de las superficies y el ritmo de las superficies acristaladas.

Mara Corradi

Architects: Mauricio Pezo, Sofia von Ellrichshausen
Collaborators: Diego Perez, Findlay Barge, Caitlyn Flowers, Victoria Bodevin 
Consultants: Marcelo Valenzuela, Daniel Garrido 
Location: Chonchi, Chiloe Archipelago, X Region, Chile
Client: Private
Builder: Ricardo Ballesta
Structure: Luis Mendieta
Plot surface: 48.500 sqm
Building surface: 200 sqm
Project date: 2015
Construction date: 2016-2017
Photography: © Pezo von Ellrichshausen

pezo.cl

GALLERY

© Pezo von Ellrichshausen

© Pezo von Ellrichshausen

© Pezo von Ellrichshausen

© Pezo von Ellrichshausen

© Pezo von Ellrichshausen

© Pezo von Ellrichshausen

© Pezo von Ellrichshausen

© Pezo von Ellrichshausen

© Pezo von Ellrichshausen

© Pezo von Ellrichshausen

© Pezo von Ellrichshausen

© Pezo von Ellrichshausen

© Pezo von Ellrichshausen

© Pezo von Ellrichshausen

© Pezo von Ellrichshausen

© Pezo von Ellrichshausen

© Pezo von Ellrichshausen

© Pezo von Ellrichshausen

© Pezo von Ellrichshausen

© Pezo von Ellrichshausen

© Pezo von Ellrichshausen

© Pezo von Ellrichshausen

© Pezo von Ellrichshausen

© Pezo von Ellrichshausen

© Pezo von Ellrichshausen

© Pezo von Ellrichshausen

© Pezo von Ellrichshausen

© Pezo von Ellrichshausen

© Pezo von Ellrichshausen

© Pezo von Ellrichshausen

© Pezo von Ellrichshausen

© Pezo von Ellrichshausen

© Pezo von Ellrichshausen

© Pezo von Ellrichshausen

© Pezo von Ellrichshausen

© Pezo von Ellrichshausen

© Pezo von Ellrichshausen

© Pezo von Ellrichshausen

© Pezo von Ellrichshausen

© Pezo von Ellrichshausen

© Pezo von Ellrichshausen

© Pezo von Ellrichshausen

© Pezo von Ellrichshausen

© Pezo von Ellrichshausen

© Pezo von Ellrichshausen

© Pezo von Ellrichshausen

© Pezo von Ellrichshausen

© Pezo von Ellrichshausen


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×