13-12-2017

Lombardini22: renovación del Centro comercial Sarca en Milán

Lombardini22,

Dario Tettamanzi,

Milano,

Centros Comerciales,

Certificaciones,

Lombardini22 firma la reforma del Centro Sarca, el centro comercial que surgió en el ámbito de una política de regeneración urbana que se está llevando a cabo en la zona norte de Milán y que afecta a varias áreas industriales abandonadas. Lombardini22 transforma la imagen exterior e interior del Centro Sarca con especial atención a la gráfica.



Lombardini22: renovación del Centro comercial Sarca en Milán 
El Centro Comercial Sarca fue construido en 2003 como parte de una política de regeneración urbana puesta en marcha en las últimas décadas en las zonas del norte de Milán y concretamente en la localidad de Sesto San Giovanni. Ahora la imagen de este lugar dedicado a las compras se ha renovado por completo por encargo del nuevo propietario, la IGD, que se dirigió para el proyecto al gran estudio milanés Lombardini22.
Después de que IGD comprara el centro Sarca en 2006, las grandes estructuras dedicadas al comercio sufrieron en Italia un declive entre los gustos del público, que exigía una toma de conciencia de la transformación del consumo a la vez que era evidente la necesidad de prestar atención a la arquitectura como espacio que provoca experiencias. Comprender en qué medida el edificio podía tener repercusión en la acogida del público fue decisivo para el cambio de rumbo. 
Lombardini22 recibió el encargo de IGD de realizar una reforma estructural, arquitectónica, además de comercial, que transformó la imagen del conjunto por completo, tanto por fuera como por dentro. El cambio se aplicó a la visión de conjunto, en las fachadas y en las zonas verdes de alrededor, pero también al ambiente y a los acabados en el interior, e incluso la definición gráfica.
La imagen general del edificio con esta obra ha pasado de su carácter tecnológico y vanguardista, con superficies de metal, plástico y cristal, compuesta por partes separadas aunque no independientes, a una nueva concepción del área comercial como lugar acogedor, en la que se han reconstruido los volúmenes en una unidad arquitectónica de gran impacto y fácilmente reconocible. Se ha dedicado gran atención al uso de los colores, de gran eficacia en el interior, que han elegidos para evocar un imaginario de ambiente doméstico y de naturaleza, en fuerte oposición a la frialdad de los tonos originales. 
Para lograr la unidad arquitectónica de las distintas partes Lombardini22 ha superpuesto a la estructura una fachada formada por paneles dispuestos en vertical, que se pueden orientar como las numerosas hojas, para generare una secuencia cromáticamente discontinua en contraste con la unidad formal superior. Rojos, azules y blancos, los colores de las nuevas fachadas cuyo ritmo vertical está marcado por los paneles, y el horizontal por los carriles de la estructura, transmiten una idea de dinamismo y modernidad sin resultar fríos ni provocar rechazo, como solía ser habitual con este tipo de edificios. La mejor calidad del espacio arquitectónico ha querido reflejarse también en una toma de conciencia de la responsabilidad hacia el entramado urbano del que forma parte el centro, lo cual se ha traducido en una serie de obras en la parte exterior: se han arreglado las zonas verdes y se han plantado ejemplares autóctonos, se ha realizado un carril bici conectándolo con el circuito existente en la zona y se han instalado aparcamientos cubiertos para bicicletas. 
Esta apertura a la ciudad del bloque arquitectónico, que actúa de reclamo, encuentra continuidad en la atención con la cual se han recalificado los espacios interiores, en especial las tres plazas más o menos a cielo abierto, más o menos iluminadas de forma natural, que actúan como auténticos núcleos donde se aglutina el flujo de visitantes.
Una serie de pilares que dan la impresión de ser gigantes tallos de calas trazan un paisaje de fábula de tono primaveral en la plaza A; un enorme racimo de uvas (donde cada una es una fuente de luz opalina) desciende en medio del espacio de la plaza B, y es la contraparte otoñal.
La plaza C se ha renovado en su pavimentación, de cuyo diseño emergen los asientos, y está dedicada al encuentro y al descanso. Y en la planta de sótano los revestimientos de listones de madera reciclada, el alternarse de blanco y verde con referencias al ambiente natural, las luces cálidas integradas y una gráfica fresca y clarísima, reflejan la filosofía de la hospitalidad que une todas las partes.
Resulta significativo que el Centro Sarca haya obtenido la certificación ambiental BREEAM, uno de los reconocimientos internacionales más importantes y valorados en sostenibilidad ambiental de los edificios, que se caracteriza por la especial atención por la mejora global del bienestar de quienes frecuentan estos lugares.

Mara Corradi

Architects: L22
Client: IGD SIIQ SPA, IGD Management S.r.l.
Brand identity and environmental graphics: CBA 
Wayfinding & signage: CBA, Fud brand making factory
Location: Sesto San Giovanni, Milan, Italy
Total surface: 91640 sqm
Area redeveloped: 52,763 sqm
Total GLA after restyling: 34773 sqm
Plaza area: 5670 sqm
Mall area: 2215 sqm
Parking lot lobby area: 2040 sqm
Underground and rooftop parking lots: 10380 sqm
Number of tenants in 2016: One hyper-market and 82 tenants
Centre opening: 2003
Start of restyling work: 2013
Completion of restyling work: December 2015
Photos: Dario Tettamanzi

Energy certification: 
UNI EN ISO 14001
BREEAM

Shortlisted for the MAPIC Awards 2016, Best Redeveloped Shopping Centre

GALLERY


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy

×