02-12-2009

Dubai

Emirati Arabi, Dubai, USA,

Reurbanización,

Dubai es la capital de uno de los siete estados que componen los Emiratos Árabes Unidos (EAU) una federación nacida tras la retirada de Gran Bretaña en 1971. Una ciudad caracterizada por arquitecturas experimentales, únicas en el mundo; una competición continúa por tener el rascacielos más alto y con la forma más singular. Las continuas obras están transformando el desierto de los Emiratos árabes en oasis artificiales y son numerosos los proyectos que usan el mar como territorio de conquista con edificios o con verdaderas urbanizaciones del mar.



Dubai La vocación internacional de la ciudad se apoya sobre una instalación modernísima, concebida y realizada por las grandes empresas inmobiliarias y por los grandes estudios de proyectos con edificios capaces de señalar y definir un skyline que apunta hacia el cielo. Superar un nuevo récord en altura es uno de los objetivos de los proyectistas; una aproximación que tiene siempre efectos positivos en los valores de mercado, como dice Gerard Hines.

El punto de partida para la construcción de Dubai es la idea de construir en el desierto uno de los más grandes puertos del Golfo – completado en quince años – y de rodearlo con la Zona Franca de Jebel Ali con una extensión de 75.000 hectáreas en las que están instaladas actualmente 6.000 empresas procedentes de más de 100 países con un total de 130.000 empleados, atraídas por las elevadas ventajas fiscales y de localización.
Dubai es cada vez más la puerta de unión entre Occidente y Oriente, articulación entre lugares de la producción y lugares del consumo, lugar en el que se entrelazan la producción energética, la transformación de la materia, la producción de bienes de lujo y servicios para el tiempo libre.

Dubai aspira a convertirse en un potente lugar de atracción de población, de operarios, empresarios en busca de ventajas, profesionales del proyecto y de la gestión, comerciantes y expositores para las importantes ferias que están naciendo, administradores públicos en busca de financiaciones, turistas y consumidores en busca de calidad y de lujo. Si bien estos son los presupuestos para el futuro, la ciudad carece de un diseño urbano; el sistema de infraestructuras todavía es insuficiente, el nivel de los servicios no es homogéneo y la calidad arquitectónica no es excelsa, al contrario de lo que está concretándole en la vecina Abu Dhabi que está invirtiendo precisamente en la calidad de los proyectos.

A pesar de los muchos detractores del hecho de hacer arquitectura de modo espectacular, que aspira a asombrar y a caracterizar a una marca o a un financiero, la arquitectura de Dubai se distingue también por una continua investigación en el sector de la sostenibilidad o mejor de la eficiencia y de la autonomía desde el punto de vista energético.
A pesar de que se encuentra en una de las regiones más áridas del mundo y el consumo per cápita de agua sea cuatro veces más alto que la media mundial, la ciudad es rica en vegetación.
La casi totalidad de sus reservas hídricas provienen de la desalinización y el agua de residuos es siempre reciclado y usada para regar los numerosos parques artificiales. En este sentido, Dubai y los Emiratos Árabes Unidos han emprendido una decidida política ambiental dirigida a la promoción de construcción ecocompatible y a la reducción de la contaminación en las áreas urbanas, que se está concretando en una serie de importantes iniciativas.
Entre éstas, la primera y una de las más importantes es preparar un nuevo Reglamento de la Construcción Ecológico basado en las normativas estadounidenses LEED. La preparación del Reglamento ha sido confiada a la “Emirates Green Building Council", que se mueve hacia la construcción verde, el uso de energías alternativas, el ahorro energético, la recalificación de las periferias, los espacios verdes, la revisión de los planes reguladores, etc.

Las autoridades locales han tomado nota de que la emergencia medioambiental debida a los contaminantes procedentes de la combustión y el agotamiento de las fuentes fósiles de energía, imponen una inversión de tendencia. Es necesario un decidido cambio de ruta en el planeamiento de los edificios, sobre todo en una región dónde hasta hoy el parque de construcciones residenciales públicas y privadas todavía está lejos de los estándares cualitativos del mundo occidental.
En Dubai los edificios consumen cantidades desmesuradas de energía. El continuo aumento de los costes y la peligrosa dependencia de los recursos naturales en vía de agotamiento, además de los amenazantes cambios climáticos imponen rápidas tomas de posición y nuevos desafíos que los gobiernos de este país quieren afrontar con empeño y determinación.
Tanto Dubai como Abu Dhabi han asumido la tarea de crear las condiciones de ley y tecnológicas necesarias para garantizar una construcción eficiente desde el punto de vista energético y respetuosa con el medioambiente y por consiguiente los criterios y las especificaciones técnicas de todas las nuevas construcciones deben seguir rigurosamente estándares y normativas ecológicas.

Los nuevos mega desarrollos inmobiliarios son todos ejemplos asombrosos de esta nueva tendencia. Cada uno de estos proyectos, verdaderas ciudades dentro de distritos urbanos ya existentes, representan lo mejor que hay y lo más ambicioso en el ámbito del desarrollo ecosostenible.
Un proyecto bioclimático tanto para las nuevas construcciones como para las remodelaciones permitirá reducir también notablemente la necesidad de acondicionamiento en verano del aire que, representa un segmento de demanda de notables dimensiones. Además la aplicación de los principios bioclimáticos en los espacios abiertos entre edificios (elección de los materiales, ventilación, vegetación, etc.) permitirá reducir también aquí el fenómeno de las islas de calor, característico en las áreas densamente edificadas.

GALLERY


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy