14-06-2017

COBE: Frederiksvej Kindergarten, una guardería diseñada por niños

COBE,

Copenhagen, Danimarca,

Jardines de infancia,

Award,

En el lugar ocupado por una vieja guardería de pequeño tamaño en Frederiksberg, Copenhague, COBE ha proyectado una estructura para 182 niños que parece que hubiera sido dibujada por ellos mismos. Frederiksvej Kindergarten de COBE está formado por 11 casitas comunicantes entre sí e influyen en la relación a escala con el contexto urbano.



COBE: Frederiksvej Kindergarten, una guardería diseñada por niños 
En Frederiksberg, una de las zonas más animadas de Copenhague, donde se encontraba una pequeña guardería para 30 niños el estudio danés COBE ha realizado el nuevo Frederiksvej Kindergarten. Si trata de una estructura de gran tamaño con capacidad para 182 niños, que se integra a la perfección en el barrio pero además se convierte en uno de sus símbolos.
Con el proyecto de Frederiksvej Kindergarten COBE quería romper con la imagen histórica de guardería como un gran complejo unitario que representa a la institución educativa estatal. La idea era situar en el centro del proyecto el niño y su relación con los demás en un ambiente familiar que inspirase seguridad. 
A menudo estos centros de preescolar con capacidad para muchos niños dan a sus pequeños ocupantes la sensación de estar en un ambiente extraño, distante y frío, que era precisamente lo que se pretendía sustituir por un sentido de pertenencia, por un denominador común que conectara aunque solo fuera en la imaginación un lugar social como la escuela con el ambiente familiar de casa.
Así, a partir de la imagen de la escuela como un conjunto de unidades, un surtido de diferencias y semejanzas, COBE se concentra en la idea arquetipo de casa, la que se aprende a dibujar precisamente en edad preescolar. Frederiksvej Kindergarten es un conjunto de casitas que representa un barrio residencial ideal, con tejados de dos aguas uno junto a otro y una serie de jardincillos alrededor. En el proyecto se incluye la idea de conectarse a escala con el cercano barrio residencial de chalets con jardín y la zona contigua de grandes bloques de edificios. 
La nueva guardería presenta la típica imagen desestructurada de un entramado urbano que ha ido creciendo con el paso del tiempo, pero esconde una conexión en su interior entre los once volúmenes que la forman gracias a la que se llevan a cabo las actividades propias de un conjunto educativo de gran tamaño. También las alturas de cada uno de los volúmenes, de dos a tres plantas, representan una mediación entre las alturas de los edificios que rodean la guardería.
La idea del modulo en forma de casita se multiplica y lo encontramos de nuevo en el interior, donde cada espacio contiene otro microambiente de madera natural. En su interior se sitúan las instalaciones de cocina y baños, una especie de célula de servicio que da completa autonomía a cada sala, es decir, cada una de las clases de los niños.
Al observar las plantas se notan dos elementos principales conectados entre sí, dos vestíbulos de tres plantas entorno a los que se organizan las células casita, tres alrededor del primero y otras tres alrededor del segundo. Estos vestíbulos conectan los espacios en sentido vertical y horizontal, igual que en las plazas a las que dan las casas donde viven los niños. Estos espacios están pensados como lugar de tránsito y de encuentro, en los que poder hacer reuniones informales entre padres y educadores, y en los que los niños puedan recrearse libremente. Un itinerario circular en cada planta da la posibilidad a los niños de explorar el espacio, mientras que una red metálica de malla ligera sirve de protección cuando se asoman.
La luz entra a raudales gracias a las amplias claraboyas en cada una de las casitas y gracias a los vestíbulos que la dirigen y la distribuyen en cada planta, ya que la malla metálica no representa un obstáculo.
Tratándose de un arquetipo estilizado de casa se han ocultado los canalones y las ventanas parecen carecer de marco, como las dibujan los niños. No se han utilizado colores vivos sino que las fachadas están realizadas en blanco y negro. En lugar de realzar cada función cromáticamente, los proyectistas han preferido fachadas de tablas de madera para reducir el impacto visual de cada uno de los volúmenes. Las casitas más hacia el exterior tienen en sus fachadas las tablas más separadas para favorecer la ventilación de los espacios con el fin de que sean utilizados por los niños como “jardines” cubiertos.

Mara Corradi

Architects: COBE
Collaborators: Preben Skaarup Landskab, Søren Jensen, Learning Spaces, Brdr. Thybo, Caverion, Juul & Nielsen 
Team: Dan Stubbergaard, Rune Boserup, Eik Bjerregaard, Kato Hiroshi, Greta Tiedje, Jens Wagner, Claes Nilsson, Christian Sander, Davide Pontoni, Agnieszka Krasuska, Agnieszka Szczepanska
Location: Frederiksberg, Denmark
Client: City of Frederiksberg
Landscape architects: Peter Skaarup Landskab
Engineers: Søren Jensen
Contractor: Brdr. Thybo, Caverion and Juul & Nielsen
Program: Kindergarden for 182 children, age 0-6  
Area: 1.700 sqm
1st prize in competition 2011
Completion 2015
Structure in steel
Facades in steel and wood

ArchDaily Building of the Year Award 2017

Photographs: © Rasmus Hjortshøj – COAST, Adam Mørk

http://cobe.dk

GALLERY


Il nostro sito web utilizza i cookie per assicurarti la migliore esperienza di navigazione.
Se desideri maggiori informazioni sui cookie e su come controllarne l’abilitazione con le impostazioni del browser accedi alla nostra
Cookie Policy